10 errores a la hora de poner un preservativo

Seguramente pensarás que a la hora de poner un preservativo no hay muchas complicaciones, es sencillo, lo pones y ya. Pero estás confundido. Hay muchos errores al momento de colocarlo y que de hecho pueden cambiar mucho una relación sexual. En este artículo te contaremos los errores más frecuentes a la hora de poner un preservativo y cómo corregirlo para poder llevar a cabo una relación sana y segura.

pexels-photo-248148.jpeg

A continuación te mencionamos los 10 errores más frecuentes al momento de colocar un preservativo. ¡Atentos!

  • El condón está caducado, y así y todo… ¡lo usas!. De esta forma se multiplican las posibilidades de que al estar en malas condiciones se acabe rompiendo.
  • Abres el condón con los dientes, tijeras o cualquier utensilio a tu alcance. Hay un espacio en el lateral del envoltorio que está hecho para que solo sea: rasgar y sacar. Prueba ahí con los dedos antes de recurrir a objetos punzantes. 
  • Eliges mal la talla. Puede pasar por desconocimiento, o porque quieres llevar un XL sin necesitarlo...¡ojito! porque, si tu pene no lo llena se acabará deslizando y dejándote al natural, sin ningún tipo de protección.
  • Lo desenrollas totalmente antes de ponértelo. No se sabe por qué hay seres humanos que hacen esto y tampoco sabemos cómo consiguen ponérselo después. Un poco loco, ¿no?
  • No lo desenrollas totalmente, una vez puesto. ¡NO! No dejes arrugas. Asegúrate que de está totalmente estirado a lo largo del pene, una vez puesto.
  • Lo colocas antes de la erección. ¡MAL!. Espera a que el pene esté erecto y entonces procede, pero antes no…
  • Te lo pones al revés. Ves que no desenrolla y le das la vuelta. Esto que parece un pequeño fallo puede ser un gran problema si ha habido abundante secreción preseminal previa porque habrás empapado la parte interior que ahora, pasará a ser la exterior y estará en contacto con la vagina. Si esto pasa, mejor utilizar uno nuevo. Para los que lo ponen al revés: a saber que hay condones con una especie de “camino indicador” de por qué lado hay que colocarlo.
  • No aprietas la puntita. La punta del condón no es algo decorativo, sino que está ahí para recepcionar el semen tras la eyaculación, así que, si no quitamos el aire apretándole mientras nos ponemos el preservativo, corremos el riesgo de que desborde. Y ¡PUM!
  • Tras la eyaculación, no lo quitas rápidamente. Y entonces, la cosa se pone blanda y el condón se cae hacia el interior de la vagina o quién sabe dónde… 
  • Lo reutilizas. Si solo tienes uno y ya lo has utilizado, su destino es el cesto de  basura. SIEMPRE. No cabe la posibilidad de reutilizarlo. O sino, busca una farmacia de guardia. Tú eliges, pero, por lo más grande, nunca le des un segundo uso.

¡Así que ya sabes, ten en cuenta estos 10 errores para no cometerlo y poder gozar de una relación sexual sana y segura!