8 Síntomas precoces del cáncer de pulmón

En muchas ocasiones nuestro cuerpo emite señales en diferentes partes de nuestro organismo para avisarnos de algún modo que algo no anda bien. Es muy importante detectarlas para poder prevenir distintas enfermedades, incluso algunas terminales, que detectadas a tiempo podrían salvar tu vida.

El cáncer de pulmón es una dolencia amenazadora. Por regla, los síntomas aparecen en una fase avanzada. En realidad, 40% de los pacientes con diagnóstico de cáncer apenas se enteran de que sufre la enfermedad cuando ésta ya ha evolucionado, causando trastornos en el tratamiento y en la cura. Lo que pretendemos con este artículo es evidenciar algunos síntomas poco notorios, que aparecen en el inicio del cáncer. Así será posible identificar la dolencia mucho más temprano. Presta atención a estos 8 síntomas y en caso de presentar alguno de estos o todos, acuda a su médico de cabecera para una consulta.

  • DOLOR EN EL TÓRAX

El cáncer pulmonar puede provocar dolores de columna, en los hombros y en el pecho, descartando la posibilidad de ser originados como consecuencia de la tos. Si el dolor es intenso, frecuente o intermitente, conviene marcar una consulta con su médico. Indíquele si el dolor es en el tórax, en general, o en un lugar específico.

  • DOLORES DE CABEZA

El cáncer en la zona del tórax puede alcanzar la cabeza. Sin embargo, los dolores de cabeza no significan metástasis en el cerebro. En este caso, el tumor pulmonar ejerce presión sobre la vena cava superior, transportando la sangre al corazón y causando dolores de cabeza.

  • FALTA DE AIRE

Los problemas de respiración pueden evidenciar cáncer, una vez que este bloquea el paso correcto de aire en las vías respiratorias y en el pulmón. Realice pequeñas pruebas: vea en qué momentos se cansa y le falta el aire. En general, esto ocurre cuando levanta pesos, realiza una actividad que antes era fácil pero que ahora le genera dificultades. En estos casos, recomendamos que hable con su médico.

  • ADELGAZAMIENTO

Perder peso sin razón aparente es anormal. Un paciente de cáncer libera mucho energía hacia a las células afectadas. Los nutrientes cedidos por los alimentos no logran ser retenidos por el organismo, como antes de sufrir la dolencia, provocando desnutrición.

  • TOS

¡Tenga cuidado! En caso de que la tos no provenga de una infección respiratoria o resfriado, tenga en cuenta la hipótesis de cáncer pulmonar. Si después de 15 días continúa, consulte a su médico. El especialista evaluará sus pulmones y ordenará, eventualmente, que sean realizados rayos X u otros exámenes. Si la tos es crónica, será necesario verificarla, urgentemente, sobre todo si usted es fumador. Ciertas toses generan moco, sangrado o un sonido intenso, lo que hace de ellas algo amenazador.

  • RONQUERA

¿Ya notó que su voz está ronca sin razón aparente? ¡Entonces vaya al médico! Puede ser consecuencia de un resfriado, pero si transcurren 15 días, tome precauciones. Tener la voz ronca puede significar cáncer en la zona toráxica, una vez que el tumor ha alcanzado la “caja de la voz”, es decir, el nervio que comanda la laringe.

  • SIBILANCIA

El sonido emitido con nuestra respiración, similar a un silbido, es generado por los pulmones y puede tener diversos orígenes. De este modo, puede no ser nada complicado y tener un tratamiento simple. Sin embargo, tenga cuidado, pues puede ser señal de la existencia de cáncer de pulmón. En caso de que ocurra constantemente, descarte la posibilidad de alergias o asma, y consulte a su médico.

  • DOLORES ÓSEOS

El cáncer de pulmón logra esparcirse por todo el cuerpo, provocando dolores en la espalda y en otros lugares, que se vuelven más intensos durante la noche. Si sufre de dolores en el cuello, hombros o brazos, no dude en conversar con su médico.

Vigila tu salud y no descuides estos síntomas. Detectar y tratar precozmente una enfermedad como ésta ayuda a facilitar la cura.