Cuando un adolescente quiere abandonar la escuela

Relampago Estudio - freepik.com

Relampago Estudio - freepik.com

“Estoy pensando en dejar la escuela. Nunca he sido un buen estudiante y no es como que tenga pensado convertirme en médico o abogado o algo así.”

La mayoría de padres probablemente estarán desconsolados si su hijo les dice que está pensando en abandonar la escuela secundaria. En el mercado laboral actual, sin tener un título de preparatoria puede cerrar muchas puertas. 

La ley exige que los menores deben asistir a la escuela hasta los dieciséis años. Después de eso, ni los padres ni las autoridades escolares cuentan con recursos legales para evitar que abandonen las clases. Algunos abandonan para casarse o porque tuvieron un bebé; otros están ansiosos por empezar a trabajar y ser independientes. 

 


¿Qué puedes hacer como padre?


Hazle entender la diferencia entre lo que haga alguien con estudios secundarios, y alguien que no se graduó de la preparatoria. 

Trabaja junto con la escuela de tu niño para mejorar su experiencia.  Tal vez tu hijo estaría interesado en un programa de trabajo y estudio, que le permite adquirir experiencia práctica en una rama que le llame la atención, al mismo tiempo que continúa en la escuela.

Cuando el adolescente ya ha decidido abandonar la escuela, apóyalo, pero ¡no lo apoyes financieramente! Si sigue viviendo en la casa, insiste en que pague por su habitación y alimentación, además de cubrir el seguro de su auto y otros gastos personales. Esto es importante, para enseñarle responsabilidad. 

Cuando los padres dejan que un hijo adolescente viva en la casa sin pagar alquiler, le están alimentando la fantasía de que es independiente y de que se mantiene por sí solo. También asfixias cualquier incentivo de crecer, sin mencionar mudarse. Esto lo puede motivar a convertirse en uno de los 750,000 o más adultos que obtienen un diploma de equivalencia de la escuela secundaria (general equivalency diploma, GED) cada año.

Es importante que los padres desanimados recuerden esto: el hecho de que un adolescente abandone la escuela no necesariamente marca el final de su educación. 

 

 

Fuente: Caring for Your Teenager (Copyright © 2003 American Academy of Pediatrics)