Anorexia nerviosa: hablemos de este fantasma que atormenta a más de una persona.

Anorexia Nerviosa.png

La anorexia es un trastorno de la conducta alimentaria, en la cual la persona que la padece desarrolla una obsesión incontrolada por el peso y la resistencia por recuperarlo. Si bien es considerada una enfermedad psicológica, afecta directamente al organismo ya que quien lo padece no se alimenta correctamente, provocando una enorme deficiencia de nutrientes en el cuerpo acompañado de un descenso abrupto del peso corporal.

En los últimos años, con el uso de las redes sociales y también los medios de comunicación, el mensaje que se ha transmitido respecto del cuerpo y el estereotipo de belleza, ha sido muy crítico y poco saludable. Desde películas, hasta eventos de reconocidas marcas de ropa, han comunicado a través de sus modelos, que el standar de belleza es la delgadez. Y lamentablemente, para aquellos que presentan mayor predisposición a desarrollar la enfermedad se han visto afectados de manera negativa y peligrosa, a tal punto de ser totalmente incontrolable para ellos.

Si bien la anorexia nerviosa no afecta sólo a mujeres, es 10 veces más frecuente en el sexo femenino. El número de hombres con anorexia está aumentando en las últimas décadas y suele tratarse de casos muy graves. El pico máximo de incidencia se da en la adolescencia, se calcula que afecta aproximadamente al 1% de las mujeres menores de 25 años.

Generalmente es un trastorno que suele afectar más a personas con baja autoestima, tendencia al perfeccionismo, inestabilidad afectiva, inseguridad. 

¿Cómo detectarla?

  • Las personas que padecen la enfermedad suelen llevar a cabo dietas muy estrictas respecto a las calorías que consumen, prestando especial atención a los envoltorios de los alimentos para ver su valor nutritivo pero especialmente el calórico.
  • En muchas ocasiones convierten sus dietas en vegetarianismo o veganismo para así, lograr restringir el consumo de determinados alimentos, sin que su entorno se de cuenta.
  • Realizan ejercicio excesivo para quemar la poca ingesta de calorías que consumen a diario.
  • Los eventos sociales donde va a haber comida suelen ser sus mayores enemigos, pues deben disimular el no apetito. Generalmente o no van a las reuniones o bien van pero no consumen nada.
  • La persona con anorexia nerviosa puede llegar a pesarse hasta 5 veces en un día para ver si subió o bajó de peso. Cada gramo cuenta.
  • Esconden la comida o bien la comen y la escupen sin que nadie se de cuenta.
  • Suelen tomar laxantes o diuréticos para bajar de peso rápidamente, e incluso en muchas ocasiones desarrollan la bulimia para vomitar lo ingerido.
  • Las mujeres presentan una alteración en el ciclo menstrual.

Ante todo es importante comprender la anorexia como una adicción. La persona que la padece llega a no poder controlar su obsesión por el peso. Puede presentar mejoras e incluso no volver a caer en los malos hábitos alimenticios, pero la anorexia se convierte en un fantasma en su vida, apareciendo en ocasiones en momentos de desestabilidad emocional o mucho estrés.

Muchas personas logran salir adelante con tratamientos psicológicos y sobre todo el apoyo de la familia y los amigos.

Si tienes a alguien cercano o incluso un familiar que padece de anorexia, es importante que no la retes u obligues a comer. Ante todo escúchalo e intenta comprender que se trata de una enfermedad muy delicada emocionalmente. Ayuda a tu ser querido a adoptar buenos hábitos alimenticios y una actividad física controlada y saludable.