¿Cómo puedo calmar mi ansiedad? 5 Consejos para calmar la ansiedad

La ansiedad se puede describir fácilmente como un problema de control. El sufrimiento de la ansiedad significa básicamente que estás batallando para controlar tus miedos o tus sensaciones físicas. 

Presta atención a estos consejos que te ayudarán a controlar tu ansiedad. Ten en cuenta que cuanto más severa sea tu ansiedad, más difícil será de controlar, y si crees que está completamente fuera de tu alcance, sería bueno consultar con un especialista. 


Nos vamos a centrar en las metodologías que puedes utilizar en la comodidad de tu propia casa. Si estás interesado n medicamentos, debes hablarlo con tu médico.

  • Salir a caminar y correr 

El ejercicio es un componente crucial para un individuo mentalmente sano. Cualquier tipo de ejercicio proporciona varias herramientas necesarias para controlar la ansiedad: libera sustancias químicas cerebrales que proporcionan relajación y mejorar el humor. Disminuye el estrés del cuerpo, y mejora el equilibro hormonal en general. Los músculos se cansan y ayuda a la persona a dormirse.  
Los estudios han demostrado los amplios beneficios que trae el ejercicio regular con casi ninguna consecuencia, y algunos estudios han declarado que el ejercicio es tan eficaz como algunos de los principales medicamentos contra la ansiedad. 

  • Escribe un diario 

Las personas con ansiedad tienen diferentes síntomas físicos, pero los síntomas mentales son a menudo lo que suelen ser los más difíciles de controlar. Es posible ignorar los dolores, y las náuseas, pero es muy difícil ignorar los pensamientos o preocupaciones que no se van de la cabeza. Hay varias razones para ello, pero una de las razones es que tu mente quiere que recuerdes y te enfoques en lo que intentas olvidar. 
Una buena solución para hacer resolver esto es cuando estás por irte a dormir, y no puedes dejar de pensar en cosas, escríbelas en un diario. 
Tu cerebro se relajará por sabiendo que están en un lugar permanente. 

  • Diario con pensamientos positivos

El diario que nombramos anteriormente es para que dejes de pensar en cosas negativas. La ansiedad en general hace que todos tus pensamientos terminan siendo naturalmente negativos. Entonces si puedes pensar más positivamente, encontrarás un cierto alivio de los efectos del pensamiento negativo sobre la ansiedad.
La idea es llevar un diario de sólo las cosas positivas que se te ocurrieron durante el día, con un mínimo preestablecido. Los artículos deben ser específicos para el día, y tan detallado como sea posible, y nada de agresión o negatividad.  
Por ejemplo: 
Una señora en el mercado me agradeció por ser amable. 
Mi familia me felicitó por la cena que hice
Hoy me sentí bien en el trabajo

El objetivo es que todos los días empieces a notar cosas positivas para poner en tu diario. Escribir 5  a 10 cosas positivas cada día es difícil. Cuanto más prestes atención durante el día, más fácil será. Con el tiempo podrás ver con mayor frecuencia las cosas positivas de tu día. 

  • Distracciones

Escucha la radio, mira una película o lee un libro. Las distracciones te ayudan a no focalizarte tanto en tus propios pensamientos. Sal con amigos, y mantén tu mente ocupada. 
Una estrategia es descargar horas de podcasts y tenerlas encendidos mientras realizas tus actividades.  La Dra. Isabel tiene muchos podscast que los puedes descargar aquí: Podacast de La Dra. Isabel.
Los podcasts te ofrecen una distracción mental incluso cuando no estés escuchando. La música puede contagiar su sentimiento, entonces por ejemplo las canciones tristes te harán sentir triste; y las canciones felices o rápidas pueden aumentar tu ansiedad. 

  • Aprende a respirar 

La respiración juega un papel importante en el desarrollo de algunos de los peores síntomas de ansiedad, como dolores de pecho y aturdimiento. Estos son el resultado de la hiperventilación. Desafortunadamente la ansiedad puede entrenarle a tu cuerpo a respirar ineficientemente, causando más hiperventilación. Puedes entrenar tu cuerpo a respirar mejor tomando respiraciones lentas y controladas en una posición cómoda todos los días. Inspira por la nariz durante 5 segundos. Mantén por 2 segundos, y luego exhala como si estuvieras silbando por lo menos 7 segundos. Utiliza esta estrategia si estás sintiendo los síntomas de hiperventilación, o si simplemente quieres calmar tu mente y tu cuerpo. Hacer esto todos los días puede ayudar a entrenar a tu cuerpo a respirar más eficientemente, lo que puede reducir los niveles de ansiedad diarios.