DAPA Para delante y con la frente en alto

La comunidad de inmigrantes recibió como un balde de agua fría el desenlace de la Suprema Corte de Justicia de mantener en suspenso las más recientes acciones ejecutivas del presidente Barack Obama: la ampliación del Programa de Acción Diferida para Llegados en la Infancia (DACA) y su versión para adultos DAPA.

Se trataba de decisiones trascendentales que tenían el potencial de cambiar la vida de casi 5 millones de inmigrantes indocumentados, no sólo de jóvenes soñadores que llegaron a este país siendo menores y que son tan americanos como cualquier otro, sino de sus padres, que hubieran gozado de beneficios similares como reconocimiento a su valor, trabajo y esfuerzo.

Ana Canenguez de Mujeres hacia delante

Ana Canenguez de Mujeres hacia delante

Pero más allá del resultado del máximo tribunal del país, quienes somos miembros de la comunidad de inmigrantes de los Estados Unidos sabemos que la lucha no se termina con esta batalla y que hemos aprendido que todos tenemos derechos, que debemos ejercerlos con convicción y carácter, y que somos el ejemplo para quienes vienen detrás de nosotros

Aunque se trata de un desenlace que mantiene a millones de inmigrantes indocumentados en un limbo, no es momento de podemos bajar los brazos, sino mantener las acciones para mostrar que nuestra lucha por un trato digno es legítima y necesaria.

Porque ser inmigrante debe ser motivo de orgullo personal y nuestra lucha ejemplo para nuestra familia y comunidad, hasta alcanzar la meta de una reforma migratoria integral y justa.

 Por fortuna, muchas organizaciones independientes están listas para darnos la mano en las próximas etapas de la lucha y acompañarnos en estos esfuerzos con recursos importantes para empoderar, conectar y servir a nuestra comunidad.  Acude al sitio MUJERESHACIAADELANTE.ORG para obtener más información en español.