Falsos mitos de los carbohidratos que debes conocer

Por Agustina Plá

En los últimos años han surgido un sinfín de dietas que proponen desterrar a los carbohidratos por completo de nuestra rutina, presentándolos como los enemigos número uno, si de adelgazar se trata. Pero la realidad es que cuanto más variada y equilibrada es nuestra dieta, más saludables nos vamos a sentir.

Los carbohidratos están presentes en muchos alimentos, por ejemplo: en plátanos, cebada, frijoles, arroz integral, garbanzos, lentejas, nueces, avena, patatas, tubérculos, maíz, cereales y harinas integrales. Pero también tenemos los carbohidratos complejos refinados que son: galletas y pastelería, tortillas, pizzas, cereales azucarados, pan blanco, harina blanca, pasta y arroz.

Cuando estamos cuidando la dieta, no se trata de bajar de peso a cuestas de pasar hambre o privarnos de lo que nos gusta. Es simplemente llevar un control sobre lo que comemos siendo conscientes que nos estamos nutriendo para el correcto funcionamiento de nuestro organismo.

Por eso hoy, vamos a derribar algunos mitos que circulan de los carbohidratos:

  • Los carbohidratos engordan. FALSO.
    Las calorías por gramo que aportan los hidratos (4 cal/g) son menos de la mitad de las que aportan las grasas (9 cal/g).  Las pastas, el pan, o cereales concentran calorías que sólo pueden representar un aumento de peso si se consumen en demasía y el gasto calórico del organismo es nulo. Pues el exceso de carbohidratos no utilizados se acumulan como grasa que puede utilizarse como fuente de energía en otra ocasión al ser un reserva de fácil movilización.
     
  • No consumir carbohidratos luego de las 8 pm. FALSO.
    Este mito nace por creer que luego de ese horario uno no hace tanta actividad como para quemar esos hidratos de carbono y por lo tanto se almacenan como grasa. Pues, esto no es cierto ya que el orden no altera el producto, es decir, no es indispensable consumir los hidratos en el mediodía o desayuno, sino que, la suma de las calorías y nutrientes dan origen a un total diario que no es influenciado por su distribución.

 

  • No consumir carbohidratos junto con la proteína. FALSO.
    Comerlos conjuntamente no implica ninguna consecuencia para el organismo, pero esta creencia nace con el objetivo de lograr una mayor sensación de saciedad, debido a que se pensaba que lo carbohidratos en una sola comida calmaban el apetito y las proteínas en otras producían el mismo resultado. 
     
  • No es bueno consumir hidratos de carbono simples previo a una competencia deportiva. FALSO.
    Si consumes un alimento que contiene azúcar unos 20 minutos antes de la competencia, éste va a producir un aumento de la glucosa en sangre justo antes de realizar el esfuerzo, lo cual es positivo debido a que dicha glucemia incrementa las fuentes de energía. En cambio, si consumimos el mismo alimento 1 hora antes de iniciar la competencia, la insulina ya estará en sangre para reducir la carga glucémica del alimento ingerido y ante el esfuerzo físico puede producirse una hipoglucemia.

Ahora ya sabes que los dichos sobre los carbohidratos no son del todo cierto. Siempre es importante que lleves una dieta variada y controlada para evitar excesos en el organismo y que desencadene en consecuencias negativas en tu cuerpo. 

El cuerpo humano es realmente un trabajo de ingeniería, y necesita de todos los grupos de nutrientes para su correcto funcionamiento. Cuídalo y aliméntalo bien, te lo agradecerá.