Mi hermana se acostó con mi esposo


Hola Doctora: 
Me da gusto encontrarla aquí, la admiro y me ha ayudado mucho en mi superación personal. Sabe que mi vida es una gran telenovela, no tan feliz al principio, pero la verdad que a veces he querido hacer un libro de mi vida porque es increíble. Mi ex esposo tuvo un hijo con mi hermana menor y yo tuve cinco abortos involuntarios. Así que cuando mi hermana tuvo el bebé que es de mi ex, yo lo adopte ya que ella pensaba darlo en adopción, pero le doy gracias a Dios que mi niño se quedó conmigo y ahorita ya creció. El es el regalo mas grande del mundo. Lo amo con todo mi corazón. Creo que Dios, a través del dolor tan grande que sentí cuando eso paso, supo muy bien acomodar las cosas. Le digo, todos decían que estaba loca, que no podría amar a ese bebé, pero no fue así. El amor de Dios a través de una madre adoptiva lo puede todo. Sabe que no importa de la manera que haya sido o pasado, simplemente puedo decir que mi amor por ser madre con la ayuda de mi Dios tan grande, lo ha podido todo y soy feliz dentro de lo que cabe. No terminaría de narrar todo mi libro pero por ahora es todo lo que le puedo compartir. La quiero mucho, Dios la bendiga. 


Querida amiga: 
En un mundo actual, donde hay aquello de ojo por ojo, diente por diente, es algo maravilloso recibir una carta como la tuya donde has practicado el amor hacia el fruto de aquel que to ha herido. Más que nada, has criado a ese bebé y logrado perdonar y seguir tu vida con tu amor. 

Me has hecho recordar lo que en el Sermon de la Montaña Jesucristo nos quiso enseñar: "a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, vuélvele también la otra". Muchos malinterpretan esto de la mejilla. No es que le pongas la otra para que te den una bofetada, es para que mires al otro que te hizo daño por otro ángulo, de ahí, al enseñar la otra mejilla, estas haciendo eso. No podemos continuar pagando el mal con otro mal, pues entonces ¿cómo vamos a salir de este embrollo? Comprendo que eso no quiere decir que te expongas a que te continúen hiriendo, es obvio que no lo hiciste, ya que no continuaste con tu marido. Nuestro comportamiento, positivo y amoroso a la larga, es un ejemplo y lección para los que nos rodean. Te felicito, y cuéntame mas de tu novela, creo que serían más las lecciones que puedes compartir.

 

Tu amiga, 
Doctora Isabel