¿Se deben evitar los edulcorantes?

DR Misael.png

LOS EDULCORANTES ARTIFICIALES

Al ofrecer un sabor dulce, pero sin calorías, los edulcorantes artificiales parecen ser una solución efectiva para la pérdida de peso. Una lata de soda endulzada con azúcar tiene alrededor de 150 calorías, casi todas provenientes del azúcar. La misma cantidad de refresco dietético: cero calorías. La elección parece obvia. 

La Asociación Estadounidense del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés) y la Asociación Estadounidense de Diabetes (ADA, por sus siglas en inglés) han presionado cautelosamente contra el uso de edulcorantes artificiales en lugar de azúcar para combatir la obesidad, el síndrome metabólico y la diabetes, todos  factores de riesgo de enfermedad cardíaca. 

"Si bien no son mágicos, el uso inteligente de edulcorantes no nutritivos podría ayudarlo a reducir los azúcares agregados en su dieta, y así reducir la cantidad de calorías que consumes. La reducción de calorías podría ayudarlo a alcanzar y mantener un peso corporal saludable, y de ese modo reducir el riesgo de enfermedad cardíaca y diabetes", dijo el Dr. Christopher Gardner, profesor asociado de medicina de la Universidad de Stanford en California, en un comunicado de prensa que acompaña la declaración científica.

Como con todo, hay más en la historia de edulcorantes artificiales que su efecto sobre el peso. El Dr. David Ludwig, un especialista en obesidad y pérdida de peso del Boston Children's Hospital dice que tiene un gran interés en productos diseñados para ayudar a las personas a perder peso y mantenerlo. Y lo que ha aprendido sobre los edulcorantes artificiales lo preocupa.

No todos los edulcorantes artificiales son creados iguales.

La FDA ha aprobado cinco edulcorantes artificiales: sacarina, acesulfamo, aspartamo, neotamo y sucralosa. También ha aprobado un endulzante natural bajo en calorías, stevia. 

Una preocupación es que las personas que usan edulcorantes artificiales pueden reemplazar las calorías perdidas a través de otras fuentes, posiblemente compensando la pérdida de peso o los beneficios para la salud, dice el Dr. Ludwig. Esto puede suceder porque nos gusta engañarnos a nosotros mismos: "Estoy bebiendo refresco dietético, así que está bien tener un pastel". La AHA y la ADA también agregaron esta advertencia a sus recomendaciones.

También es posible que estos productos cambien nuestra forma de probar los alimentos. "Los edulcorantes no nutritivos son mucho más potentes que el azúcar de mesa y el jarabe de maíz con alto contenido de fructosa. Una cantidad minúscula produce un sabor dulce comparable al del azúcar, sin calorías comparables. La sobreestimulación de los receptores de azúcar por el uso frecuente de estos edulcorantes hiperintensos puede limitar la tolerancia a los sabores más complejos", explica el Dr. Ludwig. Eso significa que las personas que habitualmente usan endulzantes artificiales pueden comenzar a encontrar el sabor de los alimentos menos intenso, como el de las frutas; y aquellos alimentos menos apetecibles y menos dulces, como verduras, francamente desagradables.

En otras palabras, el uso de edulcorantes artificiales puede hacer que rechaces alimentos saludables, que llenan y altamente nutritivos mientras consumes más alimentos con sabor artificial y con menos valor nutricional.

Los edulcorantes artificiales también pueden jugar otro truco. La investigación sugiere que pueden evitar que asociemos la dulzura con la ingesta calórica. Como resultado, podemos desear más dulces, tendemos a elegir alimentos dulces sobre alimentos nutritivos y ganar peso. Los participantes en el San Antonio Heart Study que bebieron más de 21 bebidas dietéticas por semana tenían el doble de probabilidades de tener sobrepeso u obesidad que las personas que no tomaron refresco dietético.

¿Pero dices que puedes renunciar a las bebidas dietéticas cuando quieras? No estés tan seguro. Los estudios en animales sugieren que los edulcorantes artificiales pueden ser adictivos. En estudios de ratas que estuvieron expuestas a la cocaína, y luego se les dio una opción entre la cocaína intravenosa o la sacarina oral, la mayoría eligió sacarina.

¿DE VUELTA AL AZÚCAR? 

Tal vez el azúcar no es tan malo después de todo. Todo está en cómo está empaquetado.

Los alimentos que contienen azúcar en su forma natural, la fruta entera, por ejemplo, tienden a ser altamente nutritivos, ricos en nutrientes, altos en fibra y bajos en carga glucémica. Por otro lado, el azúcar refinado y concentrado que se consume en grandes cantidades aumenta rápidamente los niveles de glucosa y de insulina en la sangre, aumentando los triglicéridos, los mediadores inflamatorios y el oxígeno.