Cuando una relación cuelga de un hilo, ¿se puede salvar o es mejor cortarla?

pexels-photo-213709.jpeg

Las relaciones son complicadas. Y cada pareja tiene su propia peculiaridad, haciéndola única e incomparable con cualquier otra relación, pero lo que sí tienen en común es que muchas relaciones se terminan en algún momento, y no necesariamente, por falta de amor. 

Puede ser que hayas conocido a tu pareja,  y te enamoraste bien rápido, tuviste a tus hijos, y luego de un tiempo, te das cuenta que fue todo muy rápido y que esa persona no es en verdad quien tú creíste. O puede ser que hiciste las cosas lentamente, pensando bien todo, pero pasados los años esa persona no es la misma, o tú no eres el mismo, o simplemente se han desencontrado. Quizás reflexionas sobre tu pareja y notas que ya no es lo mismo, pero ¿se habrá acabado el amor?

 

Si quieres saber si tu romance está llegando a su fin, presta atención a estos signos. Puede ser que todavía no sea demasiado tarde para salvar la relación, o quizás es hora de seguir adelante. 

 

  • No hay planes a futuro


Al principio de una relación es normal que se hagan muchos planes, y que se hable del futuro que construirán juntos: la boda, el nombre de los hijos, los nietos. Pero hoy en día, ¿con qué frecuencia hacen planes para el futuro? Si tú eres quien prefiere evitar el tema, entonces tómalo como un indicador que tu corazón no está con esa persona. 

Si tienes ganas de reconectarte con tu amado o amada, planea un viaje aunque sea pequeño, o incluso una caminata por el vecindario. A veces nos quedamos esperando que nos invite la otra persona a hacer algo, y si los dos piensan de la misma manera, pues ¡nunca se hace nada! 

 

  •  Se dicen menos “te amo”


Cuanto menos lo sientes, menos lo dices. Incluso cuando lo dices, presta atención a cómo lo dices. Si no se siente bien, puede ser un indicador de que algo no está bien. 

Si quieres reconectarte, busca su mirada. Siéntense a la mesa, enfrentados y mirense, sin decirse nada por unos segundos. Luego, puedes decirle lo que estás sintiendo, como por ejemplo: "me siento desconectada de ti, quiero ser feliz junto a ti, te amo". 

 

  •  La comunicación es menos frecuente


¿Es la televisión más importante que hablar con tu pareja y saber de su día? 
Muchas personas hacia el final de una relación ya no tienen ni ganas de charlar, porque siempre se termina en discusión, entonces prefieren evitar a la otra persona. Este es un claro indicador que la relación no está bien. 

 

  •  Absorbidos por la rutina 


Te levantas, te preparas, un beso de despedida, vuelves a casa, cena, televisión y a dormir.       Repetir. Si ves la relación como otra rutina diaria, puede ser que estés cómodo en la relación y te de miedo el cambio. Si crees que todavía hay algo valioso en esa relación, activa un cambio. Propone tener una cita, o hacer cosas espontáneas.  Si la relación te aburre y ya no te trae nada de felicidad, entonces no deberías quedarte simplemente por comodidad. 

 

  • Se evita la intimidad 


Si hay intimidad e intentas que se termine lo más rápido posible, o si los pequeños actos de amor como acurrucarse en el sofá o un beso se sienten como si te estuvieses ahogando, es hora de prestarle atención a lo que te sucede. Si el amor se está muriendo, es hora de revivirlo, o de simplemente dejarlo ir. 
 

¿Qué hacer entonces? Pues, si crees que todavía tienen una chance, y quieres mantener la relación es hora de hacer cambios. Para que las cosas sean diferentes, los dos tienen que involucrarse. Si una de las personas no está interesada en reconectarse, hay un problema. Todo empieza con una comunicación abierta y sincera, y éste tiene que ser tu primer paso.