Aprendiendo a ir al baño solo: los súper consejos para que tu niño deje los pañales para siempre

Aprendiendo a ir al baño solo: los súper consejos para que tu niño deje los pañales para siempre

pañales.png

Aprender ir al baño solito o potty train es uno de los grandes pasos que afrontan los pequeños y los padres festejan, pues ya no deberán cambiar más pañales en el día y la noche.

Sin embargo, el hecho de dejar el pañal plantea una serie de dudas para los padres: ¿en qué momento empiezo el aprendizaje? ¿Cómo saber si el niño está listo? ¿Podremos lograr superar este nuevo conocimiento referido a la higiene personal?

El tiempo de cada niño variará: a algunos les llevará pocos días asumir la nueva rutina y a otros incluso pueden tardar meses en regularizar sus visitas al baño. Pues un dato curioso es que cuanto antes arranque el niño a dejar los pañales, más le costará aprender.

Por ello, es aconsejable que tengas en cuenta unos tips indicadores de que tu hijo está listo para dejar el pañal y aprender a ir al baño para luego poder completar con éxito los pasos básicos del entrenamiento. 

Estas son algunas SEÑALES FÍSICAS a prestar atención, que si el niño las presenta, ya estará en momento de decirle adiós a los pañales:

  • Tiene suficiente equilibrio y coordinación para caminar, incluso cuenta con estabilidad al correr.
  • Ya no orina de a ratitos, sino que lo hace en cantidad y de una sola vez.
  • Comenzó a presentar deposiciones blandas pero, sobre todo, bien formadas.
  • Logra mantenerse seco durante al menos tres o cuatro horas.

También presentará SEÑALES DE COMPORTAMIENTO:

  • Puede sentarse y mantener la posición entre dos y cinco minutos.
  • Se molesta al tener sucio el pañal.
  • Siente curiosidad y trata de imitar a los adultos cuando van al baño.
  • Expresa desde lo corporal que está haciendo sus necesidades (hace ruidos, se agacha, o lo manifiesta).

Y por último manifestará SEÑALES COGNITIVAS:

  • Obedece instrucciones sencillas.
  • Tiene palabras capaces de definir las evacuaciones y la orina.
  • Reconoce el momento de ir al baño dado que percibe las señales físicas. De hecho, es capaz de anticiparse al hecho.
  • Supera la prueba de los vasos. En pediatría se dice que si le das dos vasos al niño, uno de ellos con agua, y el niño puede pasar tranquilamente el líquido de un vaso al otro sin volcarlo, significa que los esfínteres están preparados para comenzar el proceso de aprendizaje.

Pues bien, cuando las señales recién mencionadas estén presentes en tu niño, el siguiente paso es acompañarlo en el proceso de dejar los pañales y pasar a ser de forma controlada sus necesidades. Para ello será importante, con la ayuda del pediatra, elegir la pelela correcta para el pequeño, o bien un asiento ajustable al inodoro de tu baño.

Si optas por el adaptador de inodoro, incorpora además un banquito para que tu hijo pueda apoyar sus pies en el piso, pues este pequeño gran detalle no solo lo ayudará a subir y bajar del inodoro fácilmente, sino que también le brindará firmeza y estabilidad, así como mayor capacidad para pujar al evacuar.

Esta etapa requiere de mucho tiempo, paciencia y concesiones para con el pequeño. Por ello, déjalo que decore su orinal con pegatinas o que juegue con él cuando lo desee.

Y ten en cuenta estos detalles, dependiendo del sexo de tu hijo: si tienes un varoncito, se recomienda que empiece a hacer pipí sentado y que luego se le enseñe a orinar de pie. Si se trata de una niña, asegúrate de que se limpie de adelante hacia atrás para reducir el riesgo de infecciones urinarias.

Así es que si en tu familia hay un pequeño a punto de dar el paso de los pañales al baño, con estos prácticos consejos ayudarás al niño a que la transición sea lo más natural posible y que el cambio sea algo agradable y hasta divertido.

 ¡CHAU PAÑALES!
 

Mi hijo quiere ser vegetariano ¡Ayuda!

Mi hijo quiere ser vegetariano ¡Ayuda!

Las Fantasías Sexuales y su significado

Las Fantasías Sexuales y su significado