Productos "diet" VS alimentación saludable. ¿Qué nos conviene?

productos light.png

Diet no es sinónimo de saludable ni de equilibrio nutricional, no lo es en absoluto. Es que si bien puedes consumir grandes cantidades de productos light en tu dieta, estos no son necesariamente nutritivos y buenos para tu organismo. Puedes consumir todo light: bebidas, fiambres, panificados, helados. Pero no deja de ser una alimentación desastrosa por el simple hecho de ser light.

El problema con la alimentación nace en el momento que uno asocia DIET, LIGHT o DIETÉTICO, con bajar de peso, dando por hecho que se está frente a un alimento o bebida reducido en grasas y calorías. Y lamentablemente esto no es siempre así.

Sucede que frente a una etiqueta light muchos suelen relajarse y  consumir este tipo de alimentos en forma indiscriminada, no teniendo en cuenta la información nutricional presente en la etiqueta. Que sea light no quiere decir que se puedan comer grandes cantidades de ese alimento, y en la mayoría de los casos suelen ser alimentos vacíos a nivel nutritivo.

Por ello es importante asesorarse con un médico nutricionista, para que en base a nuestra rutina diaria y exigencias físicas, nos planee una dieta saludable a base de alimentos naturales y frescos. No te restrinjas de nada, sin antes consultar con un profesional, ni te sometas a dietas extremas que pueden resultar altamente perjudiciales para tu salud.

Es sumamente importante comprender que no es correcto asociar la palabra “diet” con “bajar de peso” o “dieta baja en calorías”. Existen por ejemplo en el mercado, galletas o snacks que son consideradas “light en grasas” porque su contenido en este macronutriente es reducido respecto al tradicional. Sin embargo, su valor calórico puede ser igual o incluso superior, debido a que poseen un mayor porcentaje de carbohidratos en su composición. 

Aquí algunos datos relevantes de los productos DIET, a tener en cuenta:

  • Nocivos sustitutos del azúcar. La gran mayoría de los alimentos light, low o diet contienen aspartame, un edulcorante no calórico cuyo uso no es recomendable, sobre todo si se hace en exceso. En personas con enfermedades del hígado y algunas mujeres embarazadas, puede producir algunos efectos secundarios.
     
  • Otro componente es la fructuosa, un sustituto de la sacarosa (azúcar natural), que aporta bajos niveles de glucosa en la sangre y no estimula la secreción de insulina. Las personas diabéticas pueden consumirlo, aunque deben saber que aporta las mismas calorías que la sacarosa.

Los expertos en salud no recomiendan el consumo de productos light en la infancia o en la adolescencia, así como durante el embarazo o la lactancia. Éstas son etapas muy importantes en las que se requiere un mayor aporte de carbohidratos, grasas y proteínas. Aunque estos alimentos light contienen en promedio 30% menos calorías, grasas, sodio y azúcares que los normales, una baja ingesta de estos componentes podría traducirse en hipotensión, desórdenes gástricos o afecciones en el sistema renal.

No basta con incluir productos dietéticos en la dieta para perder peso. Siempre será mejor seguir una alimentación balanceada de acuerdo con las necesidades de cada persona y basada en los diversos grupos de alimentos. Para llevar acabo una vida saludable y en forma, la recomendación de los especialistas cuenta con dos factores elementales: una dieta nutritiva y actividad física. Evitar al máximo el sedentarismo. Esta es la receta más eficaz contra los déficits nutritivos y el sobrepeso.