¿Qué es el HPV y cómo cuidarse del contagio de este terrible virus? 

papiloma.png

La infección por el virus del papiloma humano (VPH o HPV, por sus siglas en inglés) es la enfermedad de transmisión sexual (ETS) más prevalente en el mundo, pero la mayoría de personas, tanto mujeres como hombres que la padecen desconocen que están infectadas porque no manifiestan síntomas ni les provoca ningún problema de salud aparente.

Sin embargo, cuando la infección por VPH no se cura, y dependiendo del tipo de virus involucrado, puede provocar desde verrugas genitales, hasta graves enfermedades, como diversos tipos de cáncer.

Su contagio o transmisión está ligada a conductas sexuales sin protección. Se transmite al existir contacto entre mucosas donde se halla integrado el virus (vagina, glande, mucosa anal, etc.).

¿En qué consiste este virus?

“La infección por el VPH es la infección de transmisión sexual más frecuente. Su prevalencia varía en función de la edad y de otras circunstancias epidemiológicas, como el momento en el que comienza una persona a mantener relaciones sexuales, el número de compañeros sexuales o la existencia de coinfección por otros patógenos, entre otros motivos”,  explica Jackie Calleja, ginecólogo del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid.

Sucede que la infección por VPH no produce síntomas, es por ello que es tan importante realizarse los chequeos ginecológicos anuales para evitar problemas a futuro y que en el caso de contraer el virus, este evolucione provocando mayores daños en nuestra salud.

¿Cómo cuidarse y cómo prevenir?

Ante todo es de suma importancia cuidarse en las relaciones sexuales, dependiendo el vínculo que se tenga con la otra persona, pues como arriba se menciona, es un virus que puede no presentar síntomas y la persona puede desconocer, si no se hace chequeos médicos, que padece este virus y contagiar.

Dentro de la medicina preventiva de las mujeres existe la prueba de Papanicolaou, conocida comúnmente como citología vaginal, la cual sirve para detectar las células anormales en el cuello uterino. Esta no es una prueba que detecta cáncer o el VPH de forma directa, pero puede descubrir cambios anormales en las células que seguramente son causados por el VPH. Las áreas afectadas pueden ser monitoreadas por tu médico ginecólogo  y tratadas antes de que se vuelvan algo más grave.

Su detección temprana puede evitar sufrir otras enfermedades como cáncer de vulva, cáncer uterino, verrugas genitales (más comunes en los hombres), cáncer orofaríngeo, entre otros.

¿Qué tratamiento tiene?

No existe un tratamiento específico para la infección por el VPH, el sistema inmune es el encargado de generar una respuesta celular y de producción de anticuerpos a niveles de las mucosas genitales que son los responsables de aclarar la infección por el virus. Únicamente se tratan las lesiones en los tejidos producidas por el virus (conización del cuello del útero) o se aplica un tratamiento quirúrgico en el cáncer de cuello, de vagina o de vulva, ya en casos más severos y avanzados.


La mayoría de las personas se recuperan de las infecciones causadas por el VPH sin tener ningún problema de salud. La infección por VPH no tiene cura, pero por lo general el cáncer tarda varios años en aparecer, lo que permite detectar y tratar las células anormales del cuello uterino antes de que se conviertan en células cancerosas. Si bien la gran mayoría de las infecciones por VPH son temporarias y no son graves, es importante  cumplir con los chequeos de salud periódicos y cuidarse con preservativo en las relaciones sexuales.