DREAMERS: EN SUS PROPIAS PALABRAS

Jose.jpeg


Por José López Zamorano
Para La Red Hispana

 

 

Por si alguien tuviera duda de la calidad moral de los “dreamers” y sus familias, o sobre la fortaleza de su carácter y de sus convicciones personales, basta escuchar de sus propias palabras la manera en que respondieron a la decisión del presidente Trump de decretar el principio del fin de Programa de Acción Diferida para Llegados en la Infancia (DACA) una semana antes del 16 aniversario de los ataques terroristas del 9/11.

“Siento mucha de rabia de ver como una persona está truncando el futuro, la vida y les está rompiendo los sueños a 800,000 jóvenes, incluyendo mi hija. Nuestro trabajo como comunidad es presionar a nuestras gentes elegidas, congresistas, senadores, a que tomen un papel y que no estén jugando a la política… es tiempo de que tomen esa responsabilidad… La vida de las personas no se negocia”. Jeannete Vizguerra, quien permaneció refugiada en una iglesia de Denver y madre de una “dreamer”.

“El movimiento de los dreamers acaba de resucitar. Vamos a tratar de conseguir no sólo a los dreamers, a los inmigrantes, pero también ocupamos el apoyo de nuestros aliados y esos aliados han demostrado mucha compasión y mucho apoyo con nosotros. Esperamos que el momento en que nos encontramos ahorita es el momento preciso para empujar una legislación permanente. Estamos listos para luchar." Humberto, llegó a Estados Unidos a los 6 años y es dreamer desde 2012. Se graduó en negocios internacionales y es director de programas de la Arkansas United Community Coalition.

 “Tenemos que seguir luchando y no quedarnos conformes, porque tenemos que pelear, no solamente por DACA sino por una solución ya permanente para nuestras familias. Me gustaría que e público aprendiera de nuestras historias y que no se deje llevar por algunos medios que nos categorizan como criminales… los dreamers y los inmigrantes somos gente luchadora." Isaac, 28 años, llegó a Estados Unidos a los 13 años y es dreamer desde 2012. Estudiante de ingeniería en computación en CUNY (Nueva York).


Vamos a dar la batalla. Estamos listos para que Donald Trump sepa que se ha metido con el pueblo equivocado que los indocumentados de este país están listos para sobrevivir, para luchar y para ver el día en que vamos a ganar. Queremos ver una ley que no traiga más agentes a nuestras comunidades y estamos listos para que Donald Trump no de eso. No queremos nada más. Vamos a crecer y vamos a ganar un Dream Act”. Greisa Martínez Rosas, directora de abogacía de la organización nacional de “dreamers” United We Dream.

Fue un honor para mí conversar con estos “dreamers” y sus familias poco después del anuncio de la terminación de DACA. Claramente están convencidos que la razón está de su lado, pero no se quedarán de brazos cruzados a esperar el desenlace optimista que denotan sus palabras. Saben que lo que viene es una lucha existencial por su futuro, el de sus familias y por la preservación de los valores históricos de este país hacia los perseguidos y los vulnerables.