Cómo hacer un presupuesto en 3 pasos

Cómo hacer un presupuesto en 3 pasos

 

A la hora de gastar nuestro dinero, nunca faltan oportunidades: comida, alquiler o hipoteca, jubilación, impuestos, regalos, comer afuera, entretenimiento, etc. 

Si queremos administrar nuestro dinero de manera efectiva, es importante tener en cuenta cuáles son nuestros gastos, y nuestras metas. Las metas financieras son diferentes para cada persona. Quizás tienes prisa por pagar una deuda, entonces estás dispuesto a comer afuera menos hasta lograrlo, o puede ser que estás viviendo en un lugar relativamente caro, y por el momento tendrás que ajustar para hacer esos pagos. 

Entonces, ¿qué es un presupuesto y para qué sirve? En principio, un presupuesto es simplemente una herramienta para entender tus propios ingresos y gastos; sirve para comprender cuánto dinero está ingresando, y cuánto dinero se está yendo y en qué se está gastando. Entender estos conceptos puede ayudarte a administrar el dinero de otra forma, o de una forma más eficaz para conseguir tus metas. 

Screen Shot 2017-05-05 at 3.34.47 PM.png

 

Toma lápiz y papel y anota:

 

1. Costos fijos


Estas son facturas y gastos que no varían mucho de mes a mes, como los pagos de alquiler o hipoteca, servicios públicos y pagos de automóviles, incluyendo el seguro del carro. Las suscripciones como el servicio de Internet, la cuenta del celular y membresías de gimnasios y cuentas de Netflix, también se deben incluir en costos fijos porque estás comprometido a pagarlos mensualmente.

Cuando se trata de costos fijos, en general es bueno mantener estos gastos a la mitad del dinero que llega a casa todos los meses. 

Sugerencia: Si intentas recortar gastos, los costos fijos pueden ser una gran ayuda. Por ejemplo, ¿hay alguna factura o suscripción que puedas reducir o cancelar por completo?

 

2. Metas Financieras

Considera la posibilidad de guardar al menos el 20% de tu sueldo para pagos importantes o contribuciones que te ayudarán a asegurar una fundación financiera. Hay tres objetivos que deberías tener en cuenta: pagar la deuda de tarjetas de crédito, ahorrar para la jubilación y crear un fondo de emergencia. Pero tus metas financieras también pueden incluir mayores prioridades de ahorro como comprar una casa, o ahorrar para la universidad de los niños. 

Consejo: Automatiza tus contribuciones de ahorro y pagos de deuda para asegurarte de que estás ahorrando consistentemente y para asegurar el pago de la deuda y evitar penalizaciones.

 

3. Gastos Flexibles

Por último, considera los gastos flexibles. Estos son los gastos diarios que pueden variar de mes a mes, como comer fuera, comestibles, compras, pasatiempos, entretenimiento o gasolina.

Incluimos alimentos en gastos flexibles porque a pesar de que la comida es una necesidad en tu presupuesto, la forma de gastar en alimentos puede variar. Algunas semanas puedes necesitar más alimentos, y otras semanas menos porque por ejemplo tuvieron muchas fiestas de cumpleaños. Realmente no importa cuánto gastas en esta categoría, mientras estés al tanto del gasto. Una buena regla es no pasarse del 30% del dinero que ingresa a tu casa en esa categoría.

Sugerencia: Para realmente determinar tu monto de gastos flexibles, primero resta los costos fijos y las contribuciones a las metas financieras. De esta manera, sabrás exactamente la cantidad que queda para gastos flexibles. 



 

Tostadas de Tinga de Pollo

Tostadas de Tinga de Pollo

Clave para tomar mejores decisiones

Clave para tomar mejores decisiones