¿Cómo se puede controlar el vitiligo?

¿Cómo se puede controlar el vitiligo?

El vitiligo es una enfermedad que afecta de manera visible la piel. También conocida como leucodermia, puede afectar a varias partes del cuerpo a la vez, y se caracteriza por presentarse como manchas en la piel de color blanco o bien mucho más claras que la piel del individuo debido a la despigmentación de la misma.

Esta enfermedad crónica es de carácter autoinmune y se presenta de manera impredecible en cualquier parte del cuerpo siendo más frecuente rostro, cuello y manos.

Causas del vitiligo

  • Células nerviosas que llegan a formar sustancias nocivas, que terminan dañando los melanocitos. Al ocurrir esto se deteriora la pigmentación de la piel.

  • El sistema inmune: agentes extraños al cuerpo atacan y dañan los melanocitos.

  • Destrucción de células productoras de melanina.

  • Herencia.

Una vez detectada la enfermedad y la despigmentación, se debe acudir al dermatólogo para recibir un diagnóstico adecuado y tratamiento, para llevar a cabo una vida saludable para la piel.

Si bien en la actualidad no existe una cura determinante para el vitiligo, sí hay ciertos factores emocionales que afectan de manera negativa al desarrollo de la enfermedad, y también de la vida de quien la padece que llega a tener momentos de muy baja autoestima y ansiedad.

¿Cómo controlar y abordar el vitiligo?

  • Como mencionamos arriba lo primero es asistir al dermatólogo para asesorarse sobre esta enfermedad y protegerse la piel de factores externos que pueden resultar muy dañinos.

  • Trabajar sobre el aspecto emocional de la enfermedad y todo lo que esta trae a la vida del individuo: erradicar prejuicios sociales y descalificaciones. Suelen estar en la mente y no ser lo que el otro ve de uno…

  • Hacer actividad física diariamente para eliminar la ansiedad o estrés que pueda ocasiones la enfermedad sobre todo en sus inicios.

  • Trabajar con la meditación y el yoga ayudará a quien padece de vitiligo a encontrarse con uno mismo y con sus emociones, pudiendo hacer una introspección y sanar cuentas pendientes con la propia mente y cuerpo.

  • Rodearse de personas que padezcan de esta enfermedad o asistir a grupos de ayuda, será sumamente útil, pues se podrá aprender a ver la enfermedad desde otro lado. Probablemente una persona que padece de vitiligo hace muchos años podrá ayudar a quien recién comienza en todo sentido.

  • No negar la enfermedad ayuda a aceptarse a uno mismo. Mostrarse tal cual eres es sanador y liberador. No te escondes detrás del maquillaje todo el tiempo, la crítica es más tuya que del otro. La aceptación empieza en uno.

Como la mayoría de las enfermedades autoinmunes y sobre todo las de la piel, es importante comprender que el cuerpo nos habla y nos dice “basta, hasta aquí llegué”. Muchas enfermedades se presentan como manifestación de conflictos sin resolver o emociones como ansiedad, angustia o estrés totalmente desequilibradas y con dominancia en la vida del individuo.

La solución está en uno: aceptarse. La felicidad es un estado mental, no permitas que nadie te arrebate este hermoso sentimiento… no permitas que los sentimientos negativos invadan y dominen tu vida. El vitiligo se cura cuando la mente sana y aprendemos a convivir con nosotros mismos.

¿Cómo superar una crisis con mi pareja después del embarazo?

¿Cómo superar una crisis con mi pareja después del embarazo?

Pedro Biaggi Encendío está de vuelta

Pedro Biaggi Encendío está de vuelta