¿Cómo tratar el estrés infantil?

¿Cómo tratar el estrés infantil?

Lamentablemente el estrés ha llegado a los más pequeños, y aunque parezca raro o confuso pensar que un niño puede estar estresado, lo cierto es que sí puede y te sorprendería lo mucho que puede afectarlo, pues a diferencia de los adultos, gozan de menos recursos y herramientas para controlarlo y darle lucha.

El estrés en el ser humano es normal y algo con lo que todos vivimos, incluso los más chicos. Es que sucede a nivel fisiológico, pues el cortisol, hormona responsable de activar los núcleos de alarma y atención, desencadena una reacción a posibles peligros o alerta de algún problema. Y hasta aquí todo es normal y dentro de los parámetros no dañinos. El problema surge cuando estos niveles de cortisol permanecen de manera constante durante más tiempo del que dura esa actividad o situación que lo provoca. En ese momento estamos hablando de estrés como enfermedad.

Para abarcar el estrés y ayudar a tu hijo/a, es importante que detectes primero que está estresado, luego qué le provoca el estrés y una vez avanzado hasta aquí, se deberá abordar y tratar para ayudar al niño a tener una mejor calidad de vida de allí en adelante.


¿Cómo detectar el estrés en mi hijo/a?

Hay una serie de síntomas a los cuales deberás prestar especial atención:

  • Síntomas físicos: Lo primero que suele presentarse son alteraciones en el sueño. Podrá ir acompañado de pesadillas, enuresis (micciones nocturnas incontroladas, incluso en niños que ya van al baño por si solos), dolores de cabeza muy fuertes, malestar estomacal, alopecia (caída del pelo en varios sectores del cuero cabelludo)… son los más comunes y fáciles de detectar.

  • Síntoma de comportamiento: Aquí podremos ver conductas que nos llamen la atención en el niño, como: ansiedad, miedos recurrentes, dependencia constante de los padres, rabia inexplicable, baja tolerancia a la frustración, comportamiento agresivo/terco, rechazo a participar de actividades con amigos o familia, entre otras.

Una vez detectado el estrés será importante tratarlo y recurrir a un especialista para poder brindarle la ayuda necesaria a tu hijo/a. Sin embargo, habrá muchas cosas que como padres se pueden realizar para evitar que el niño se estrese o bien lo ayude a bajar niveles de ansiedad y redirigir un poco esa energía negativa hacia otra actividad que le provoque placer y relajación.

Herramientas para reducir el estrés en los niños

  • Pasa tiempo de calidad con tu hijo/a. Comparte actividades y ten momentos únicamente con tu hijo/a. No permitas que tu estrés, se traduzca en falta de atención hacia tu hijo/a y se convierta entonces en su estrés. Sal a tomar la merienda a algún lugar especial, ve al cine a ver su peli favorita o bien participa de sus juegos y actividades. Sumérgete en su universo todos los días durante un buen rato. Te hará bien a ti y será maravilloso para tu niño/a.

  • Enséñale a tu hijo/a a relajarse. La relajación, meditación y el yoga son disciplinas básicas que si se realizan desde muy pequeños, ayudarán a que puedan gestionar mejor las situaciones de estrés.

  • Actividad física. El ejercicio reduce el estrés y además genera mejor humor. Incentiva a tu hijo a que realice actividad física. Que pruebe aquellos deportes que le despiertan interés, acompáñalo/a y bríndale el tiempo necesario hasta que encuentre aquel deporte que le gusta y quiera practicar.

  • Dieta equilibrada, mente feliz. Una dieta equilibrada es fundamental para brindarle al cerebro y al cuerpo el combustible necesario para afrontar el día a día de la mejor manera. Frutas, verduras y frutos secos son los mejores aliados. Crea recetas junto a tu hijo/a y compartan luego de saborearlas juntos.

Una familia mexicana conquista el estómago de Estados Unidos con su mejor mole poblano

Una familia mexicana conquista el estómago de Estados Unidos con su mejor mole poblano

Se disparan a 76,000 los arrestos migratorios en febrero

Se disparan a 76,000 los arrestos migratorios en febrero