¿Debo involucrarme en el noviazgo y las parejas de mis hijos/as?

¿Debo involucrarme en el noviazgo y las parejas de mis hijos/as?

Los noviazgos suceden de manera más rápida y temprana en la vida de nuestros hijos. Y en muchas ocasiones esto produce cierta incertidumbre en los padres sobre cómo abarcar una relación sentimental adolescente: ¿hasta dónde se puede preguntar y hasta dónde involucrarse en pos del bienestar de su hijo/a?

La adolescencia es una etapa de intensos cambios corporales, emocionales e intelectuales. Es una constante montaña rusa de emociones y sentimientos, por ello sus manifestaciones agresivas o afectivas al extremo. Es aquí donde las hormonas se vuelven inquietas y los jóvenes comienzan a vivir sensaciones hasta el momento desconocidas, como por ejemplo la atracción sexual.

Partiendo de esta base, se podría decir que lo que se presenta a estas edades no es propiamente un noviazgo sino más bien un estado de “enamoramiento” que se limita a una atracción física, la cual puede ser confundida fácilmente con el verdadero amor y llevar a consecuencias irreversibles en la vida de los adolescentes.

¿Hasta dónde sí y hasta dónde no?

Como es apenas comprensible, algunos padres entran en pánico cuando se enteran que sus hijos de doce o trece años han iniciado una relación de noviazgo, otros reaccionan de forma agresiva, llegando incluso a tomar posturas extremas como prohibir la relación o imponer drásticos castigos, mientras que otro grupo de padres, optan por ignorar por completo lo que sucede con los hijos.

Pues en todos esos casos… nada de lo mencionado arriba, es una buena elección. Cuando los padres se inclinan por la prohibición sin dar argumento alguno, se causa el efecto contrario: el noviazgo se hace aún más atractivo y se abre el camino para que los episodios de rebeldía y/o desafío de la autoridad paterna, se hagan presentes.

Al mismo tiempo, el castigo tampoco es la solución, pues el problema no está en enamorarse, sino en la ausencia de unas condiciones necesarias para ello. En cuanto a “hacerse el de la vista gorda” frente algo tan trascendental, será un silencio que hará tanto daño como el mismo castigo. Con relación a aprobar este tipo de noviazgo, es algo que corresponde a los amigos de los hijos, no a los padres, quienes deben brindar las orientaciones adecuadas desde su óptica de responsabilidad y madurez.

Lo que los padres deben hacer, es enseñarles a sus hijos a dominar sus impulsos y deseos, deben ayudarles a fortalecer su voluntad, a identificar las consecuencias de cada acto, a valorar su cuerpo como su mayor tesoro, a respetar la integridad de la otra persona, a ser asertivos y fomentar su autoestima, a saber enfrentar las presiones externas (amigos, publicidad, series, películas, música, etc.) Asimismo, se les debe explicar que cada cosa tiene su debido tiempo, se debe vivir lo propio de cada etapa, sin adelantarse al curso natural.

Diálogo, el mejor aliado

Conversar con sus hijos de este tema con mucha naturalidad, y tal vez anticiparse, antes de que los hijos busquen información en otras fuentes, la mayoría de ellas erradas. A través de estas charlas, se les debe advertir sobre los peligros que asumen con un noviazgo anticipado y las consecuencias de iniciar una vida sexual temprana, como puede ser un embarazo no deseado, la dificultad para lograr proyectos profesionales, enfermedades que comprometen los sueños de cada quien, la materialización del cuerpo, etc.

Pues recuerda, si tu hijo/a está comenzando una relación sentimental, acompáñalo en el procesos brindando tu ayuda y contención y ante todo educando. No te conviertas en un ogro y en su peor enemigo, pues lo único que hará eso es alejarte de tu hijo/a y que éste recurra a otra persona para pedir consejos y ayuda.

Errores que debes evitar para tener un exitoso currículum laboral

Errores que debes evitar para tener un exitoso currículum laboral

¿Cómo salir de la depresión con la ayuda de una mascota?

¿Cómo salir de la depresión con la ayuda de una mascota?