EL AÑO DEL ODIO

EL AÑO DEL ODIO

 
 

Lo que todos suponíamos, ahora es oficial: el 2017, el primer año de la presidencia de Donald Trump, puede ser declarado oficialmente como El Año del Odio.

Aunque estudios parciales y datos aislados apuntaban en la dirección de un incremento dramático en los actos de odio y de grupos supremacistas desde el inicio de la presidencia de Trump, ahora es la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) que reporta oficialmente una cifra record de incidentes de odio en 2017.

Un total de 7, 175 incidentes fueron reportados el año pasado por las agencias policiales –el número real es seguramente mayor--, un incremento de 17% en relación con los 6,121 casos reportados en 2016, el tercer año con incrementos y el mayor desde los ataques terroristas del 9/11.

El reporte, divulgado después de la masacre en la sinagoga de Pittsburgh, refleja una duplicación de los incidentes de odio antiárabes, así como un igualmente deplorable aumento de dos dígitos en incidentes antisemitas. En total, 8,483 personas fueron víctimas del odio.

Lamentablemente el informe del FBI sólo confirma cifras similares del Centro para el Estudio del Odio y el Extremismo, de la Universidad de California en San Bernardino, que documentó más de 1,000 crímenes de odio cometidos en 9 de las más grandes ciudades del país en 2017, un aumento de 18% en relación con 2016.

El Southern Poverty Law Center, que elabora la principal radiografía del extremismo en Estados Unidos, ha hecho notar también que el entusiasmo generado por la campaña presidencial de Trump entre grupos supremacistas había resultado en el nacimiento de nuevos grupos, como el Patriot Front y the Fraternal Order of Alt Knights, entre otros.

Aún si aceptamos la premisa de que no es posible responsabilizar a Trump directamente del aumento de crímenes de odio (también crecieron en el último año de la presidencia de Barack Obama), es legítimo preguntarse si el presidente ha hecho lo suficiente para denunciar esos incidentes como actos inaceptables en una sociedad democrática y tolerante.

La respuesta la dieron los votantes que dieron una muestra de espíritu cívico en las elecciones intermedias del 6 de noviembre: Siete de cada 10 votantes latinos, ocho de cada diez votantes negros y casi 5 de cada 10 votantes blancos coincidieron: la “retórica tóxica” de Trump y los republicanos busca dividir a la nación.

Pero nunca es tarde para rectificar. A propósito del informe del FBI, Trump tiene una oportunidad inmejorable para condenar todas las formas de odio. Así sea odio racial, étnico, religioso y de género. Pero si guarda silencio seguirá alimentando la percepción pública de que su interés político de dividir para vencer está enraizado en el racismo y la xenofobia.

(Crédito de la imagen/Copyright: Chad Zuber, May 27, 2016 - 123RF)


José López Zamorano es el anfitrión del programa de radio Bienvenidos a América, donde se analizan las últimas noticias de inmigración y se responden las preguntas de los oyentes en temas de inmigración. 

 

MÁS DE JOSÉ LÓPEZ ZAMORANO:

¿Existe el punto G?

¿Existe el punto G?

Mal uso de celulares en los niños y problemas de atención

Mal uso de celulares en los niños y problemas de atención