¿Es bueno dormir una siesta todos los días?

¿Es bueno dormir una siesta todos los días?

Más allá de la interminable y relajante siesta que suelen ser las protagonistas los fines de semana de descanso… dormir la siesta durante la semana y entre jornada laboral, puede llegar a ser muy beneficioso para la salud física como mental.

Una investigación afirmó que dormir la siesta después del mediodía te quita un 30% de probabilidades de morir por alguna enfermedad del corazón. Esto se debe a que disminuye la presión arterial y desacelera los latidos.

La mayoría suele asociar la siesta a ese momento de la tarde en que los abuelos y padres obligaban a los más pequeños a descansar, o bien a la vida pueblerina donde el ritmo del día a día es más relajado y los comerciantes y trabajadores puede hacer una pausa en el día y almorzar en sus casas con siesta por medio. Sin embargo, cada vez son más las empresas multinacionales que permiten a sus empleados descansar luego de almorzar, para después poder afrontar mejor las obligaciones antes de la hora de irse a casa.

Por eso hoy te vamos a brindar algunos datos relevantes sobre la siesta y si te consideras un poco escéptico con esta rutina… hoy probablemente derribemos esos prejuicios.

Un pequeño descanso sirve para recuperar energías, estar de mejor ánimo y “salir a conquistar el mundo”, por ello es que algunas empresas de la talla de Google, Nike, AOL o The New York Times le dan un espacio a sus empleados para que puedan dormir la siesta en la oficina. Disponen para ello de un cuarto con sillones o hasta camas donde descansar un rato.

De acuerdo a una investigación de la Universidad de California, una siesta de una hora es suficiente para que la memoria a corto plazo “hiberne”, ayudando así a aprender más cosas después de despertar.

Durmiendo 60 minutos podemos mejorar el nivel de alerta hasta por 10 horas seguidas. Si dormimos 45 minutos pasaremos por un estado de “inercia del sueño”, es decir, la sensación de nunca haber despertado completamente. Así que, preferible una hora de siesta a 15 minutos menos y andar “como un zombie” hasta la noche.

Según un estudio de la NASA, una siesta de 26 minutos (ni uno más ni uno menos) es capaz de aumentar hasta un 35% tu rendimiento y un 55% tu nivel de alerta al despertar.

Tomar una siesta durante el tiempo correcto ofrece grandes beneficios para el cerebro, aumentando los niveles de alerta, ayudando a tomar decisiones difíciles, mejorando la creatividad y la percepción sensorial.

Y la lista de beneficios puede seguir y seguir… al fin y al cabo nuestros abuelos son sabios y tal vez el secreto de la longevidad tenga algo que ver con el buen descanso y la pausa durante el día para nuestra cabeza.

Ideas de maquillaje para Halloween

Ideas de maquillaje para Halloween

¿Cómo localizar a un familiar o amigo detenido por inmigración?

¿Cómo localizar a un familiar o amigo detenido por inmigración?