¿Es bueno o malo compartir fotos de mis hijos en las redes sociales?

¿Es bueno o malo compartir fotos de mis hijos en las redes sociales?

En la actualidad la gran oferta de redes sociales y aplicaciones lleva a la mayoría de las personas a compartir absolutamente todo… con todos, incluso hasta con perfectos desconocidos.

La pregunta que hoy nos hacemos es: ¿cuánto compartes en internet sobre la vida de tus hijos? y ¿hasta qué punto quieres ver información sobre la vida de los hijos de los demás en las redes sociales?

El "sharenting", un anglicismo que proviene de share (compartir) y parenting (paternidad), consiste en documentar las primeras sonrisas, palabras, pasos... y cada una de las anécdotas de los más pequeños en Facebook, Instagram y otras redes sociales.

Hasta ahora, por más curioso que resulte este dato, no ha existido otra generación de niños con una infancia tan pública. Y es probable que, cuando crezcan, muchos no estén de acuerdo con ello. ¿Hasta qué punto es dañino el "sharenting"?

"Los padres están muy divididos sobre si es o no sensato compartir fotos de sus hijos en internet" 
le dijo a la BBC Lindsey Fussell, directora de consumo de Ofcom.

Según las estadísticas, al cumplir los seis meses el 81% de los bebés ya tiene presencia en Internet, y en sus cinco primeros años de vida habrá 1,000 fotografías suyas circulando por la red. Además, un 5% de los niños menores de dos años cuenta con un perfil en redes sociales creado por sus padres, cifra que se incrementa a medida que van cumpliendo más edad.

¿Es que acaso como padres no surge en la mente la pregunta de si esta conducta de publicar compulsivamente en las redes sociales TODO acerca de los niños en un futuro los perjudicará? ¿o simplemente no estarán de acuerdo?

Pero la huella digital de nuestros hijos construida sin su permiso es sólo una de las muchas consecuencias que acarrea el sharenting, una práctica que aunque los padres realizan sin ninguna maldad, puede entrañar graves riesgos para el menor, según explican los expertos:

"Ciertas fotografías o informaciones publicadas pueden afectar a la reputación del niño, perjudicándole en su entorno social o en el colegio. Quizá los padres no nos damos cuenta cuando publicamos en nuestras redes sociales datos privados de nuestros hijos, como problemas de salud, gustos, circunstancias académicas, problemas de comportamiento..."

Todo esto puede llevarle a sufrir situaciones de ciberacoso o bullying, además de chantajes o amenazas. No debemos olvidar que las fotografías o información que subimos a Internet puede reproducirse de manera indefinida en muy poco tiempo, y acabar en manos peligrosas o expuesta en lugares inapropiados.

Es sumamente importante recordar que los pederastas obtienen fotografías e información de los niños a través de las redes sociales. Los datos que nosotros publicamos les sirven para conocer más acerca del niño, sus gustos, fecha de cumpleños, colegio en el que estudia, imágenes de su vida cotidiana... provocando una grave situación de vulnerabilidad en el menor.

Pues no se trata de no tener redes sociales o no hacer uso de ellas, sino de regular el contenido y sobre todo de los menores que son mucho más vulnerables al mundo digital que nosotros, los adultos. Claro que puedes publicar una fotografía de tus hijos o de algún momento en especial que quieras compartir, pero ten en cuenta que como todo, los excesos son malos y altamente perjudiciales. Regula el contenido que publicas en las redes y ten en cuenta que las fotografías que compartas quedarán colgadas en internet por un largo tiempo con acceso de amigos y a veces también, de desconocidos. Es que al final del día las amistades de las redes sociales no son lo mismo que las amistades reales donde el vínculo es personal y cercano. Con la era digital los lazos se han vuelto más frívolos y peligrosos… pues esa persona que crees conocer porque es tu “amigo”en Facebook, puede ser tan impredecible y desconocido para ti que te sorprendería…

Así pues, cuando quieras publicar contenido de tus hijos e incluso de tu vida privada, ten en cuenta los siguientes consejos:

  • Familiarizarse con las políticas de privacidad de las redes sociales en las que vayamos a publicar información.
  • Activar notificaciones que alerten cuando el nombre de nuestro hijo haya sido objeto de búsqueda en Google.
  • Compartir la información de manera anónima y no mostrar sus caras.
     
¿Cómo evitar la formación de arrugas de forma natural?  

¿Cómo evitar la formación de arrugas de forma natural?  

Dos hispanos combaten sobrepoblación de cerdos salvajes

Dos hispanos combaten sobrepoblación de cerdos salvajes