¿Es bueno para la pareja dormir en cuartos separados?

¿Es bueno para la pareja dormir en cuartos separados?

¿Fin o salvación? Ronquidos molestos, desvelos, frecuentes idas al baño, respiraciones fuertes, diferentes horarios laborales… son algunas de las situaciones nocturnas que harían reflexionar a la pareja en que dormir en cuartos separados no sea una mala idea.

Pues dado que la convivencia con el paso de los años se convierte en todo un desafío para la continuidad de la pareja, si encima se le suma el mal descanso por ruidos molestos u horarios de descanso muy distintos, el hogar se convierte en el lugar menos deseado por ambos integrantes.

El 23%  de las personas en pareja suele dormir separado por estos mismos motivos. Y los compañeros de cama molestos les roban a sus parejas un promedio de 49 minutos de sueño profundo cada noche.

Según una encuesta realizada en 2005 por la Fundación del Sueño de los Estados Unidos.

Debido a la importancia del buen descanso, dormir en cuartos separados en casos donde el compañero sea muy molesto, es una opción a tener en cuenta y no pasar por alto, pues a la larga estar mal descansado influye de manera negativa en la vida del individuo y por ende de la pareja.

Beneficios de dormir en cuartos separados

  • Autonomía de movimientos y horarios

  • Dormir juntos es una opción y no una obligación, y de hecho esta elección puede generar aumento de deseo sexual

  • Buen descanso y más horas de sueño, pues el compañero no te condiciona a sus desvelos u horarios

  • Gozar de un espacio propio y privado en la casa es una gran herramienta cuando la pareja convive hace muchos años. Un cuarto donde se pueda estar en soledad, leyendo, escuchando música, meditando… 

Tomar esta decisión no implica falta de amor o de interés hacia el otro, sino más bien todo lo contrario, pues si no se aborda el tema, el vínculo se desgasta y perjudica en todo aspecto a la relación. Si bien lo cultural pesa, pues lo “normal”, es dormir en la misma cama y en el mismo cuarto, a veces hay que tratar de quitarse esas cargas de encima y priorizar otras cosas. Lo que funciona para algunos puede que para otros no lo haga.

Hablarlo con la pareja es el primer paso, el segundo será descansar bien y alimentar el vínculo con aquellos cosas que le hacen bien y necesita. Dormir en cuartos separados es una decisión personal y luego de pareja. Es importante que ambos estén en la misma sintonía y se entienda que no se trata de amar más o menos, sino de calidad de vida para los dos.

Comemos plástico y no lo sabemos

Comemos plástico y no lo sabemos

¿Qué hacer cuando un hijo pequeño pregunta sobre el sexo?

¿Qué hacer cuando un hijo pequeño pregunta sobre el sexo?