¿Existe el punto G?

¿Existe el punto G?

El tan nombrado y codiciado punto G, ¿existe?. Los que lo experimentaron dicen es incomparable e imposible reproducir en palabras, lo cual hace se convierta en deseado y buscado por hombres y mujeres… y sobre todo por las parejas que llevan juntos hace mucho tiempo y quieren y necesitan vivir el placer desde otro plano y con mayor potencia.

En 1950 el ginecólogo alemán Ernst Gräfenberg hablaba por primera vez de “una zona erógena muy definida” en la pared anterior de la vagina, a la que llamó Punto G.

Pues hoy venimos a derribar mitos que circulan en cuanto a este tan buscado botón del deseo y a informar acerca de este para poder disfrutarlo cuantas veces se desee…

ELLAS

La mejor posición es tumbada sobre una superficie plana, desde la cual poder introducir un dedo dentro del interior de la vagina y hacer un movimiento de éste hacia arriba a una distancia de unos 3 a 5 centímetros desde la entrada en la pared anterior vaginal. Podrás diferenciar una zona esponjosa que sobresale ligeramente y tiene un tacto blandito, que se hincha si estimulas la zona. Muchas mujeres confiesan no haberlo encontrado. El problema radica en que se necesitan dedos muy largos o un vagina corta para llegar en esta posición.

Esa zona esponjosa se corresponde con parte de la uretra, y en ella se sitúan las glándulas de Skene. Su estimulación puede provocar altos niveles de excitación sexual y grandes orgasmos. Estas glándulas uretrales son conocidas como Punto U, y están situadas en la pared anterior de la vagina y formadas por tejido del clítoris. Se consideran el equivalente a la próstata en la mujer y se las relaciona con la eyaculación femenina. En esta misma zona se encuentran las glándulas de Bartolino, que sirven para lubricar la zona de los labios durante la excitación. Es decir, que estas glándulas se localizan en la misma zona donde está el llamado Punto G, y hay que tenerlo en cuenta.

Así pues podemos concluir que el Punto G no es otra cosa que una zona de la pared anterior de nuestra vagina en la que confluyen diversas glándulas que ayudan a aumentar nuestra excitación sexual. La estimulación de esta zona provoca que en algunas mujeres durante el orgasmo expulsen un líquido proveniente de la uretra, que se confunde con la sensación de hacerse pis, y que realmente es una eyaculación.

ELLOS

El punto G del hombre también se llama punto H. Cuando lo encuentras, los resultados son explosivos. La mayoría de la gente no conoce este punto secreto porque está en un sitio al que no todo el mundo está dispuesto a ir (el trasero).

Ante todo es importante saber qué es el punto G del hombre, pues resulta es su glándula prostática, responsable de producir la mayoría del semen, pero también una de las zonas erógenas más sensibles.

Puedes buscar su próstata unos 7 cm dentro de su ano, cerca de sus genitales. Es aproximadamente del tamaño y la forma de una nuez.

No siempre resulta fácil de alcanzar, pero con un poco de entrenamiento y lubricante sexual, nada es imposible.

Es mejor que intentes encontrar su punto H mientras le practicas sexo oral, para que él esté tranquilo y relajado. Así que, mientras le estás haciendo disfrutar por delante, intenta centrar toda tu atención con tus manos en la parte de atrás.

Ahora que ya sabes acerca de este tan buscado punto G, es hora de experimentar y disfrutar con tu pareja. Con paciencia, amor y mucha imaginación pon a prueba las indicaciones arriba mencionadas para alcanzar el botón del deseo pleno. Tu pareja te lo agradecerá.

¿Cómo prevenir las infecciones urinarias en lo más pequeños?

¿Cómo prevenir las infecciones urinarias en lo más pequeños?

EL AÑO DEL ODIO

EL AÑO DEL ODIO