Hago actividad física y como saludable, y aún así no bajo de peso: ¿qué sucede?

Hago actividad física y como saludable, y aún así no bajo de peso: ¿qué sucede?

Sucede a menudo que se empieza a realizar actividad física frecuente y comer saludable y los resultados no son los esperados, de lo contrario no sólo no se logra bajar de peso sino que en muchos casos aumentan.

Es por ello que hoy vamos a abarcar este asunto que preocupa a más de uno, pues en muchos casos sucede que se piensa que se está llevando una dieta saludable y no es el caso, o bien hay algún funcionamiento específico en el organismo que impide de algún modo la baja de peso.

COMER POCO

Comer poco y pasar hambre no implica una pérdida de peso. Si eres demasiado restrictiva/o con tu dieta lo que puedes provocar es una deceleración de tu metabolismo y en consecuencia un incremento de la dificultad para perder peso. Y sucede a menudo que cuando se quieren ver cambios rápidos, se comienza a hacer más actividad física y comer menos, provocando grandes deficiencias en el organismo y perjudicando al peso corporal.

Si le damos demasiado poco a nuestro cuerpo éste debe sobrevivir y en consecuencia decide reducir su gasto calórico diario (metabolismo basal) para que tú puedas seguir con tu día a día.

Para mantener tu metabolismo ágil y activo:

  • Come a menudo, cada 3 horas aproximadamente alimentos saludables.

  • Después de entrenamientos de más de una hora y media añade un tentempié extra como una fruta con yogur descremado o un recuperador comercial

  • No elimines grupos de alimentos, tus comidas deben ser completas, recuerda: una ración grande de verduras, un cuarto del plato de granos integrales (carbohidratos como el pan, la pasta, el arroz) y el otro cuarto con las proteínas magras (carne, legumbres, pescado o huevos)

  • Realiza ejercicio. El ejercicio incrementa las calorías que consumimos a lo largo del día pero algo más interesante es que te ayuda a aumentar tu masa muscular de esta manera tu cuerpo gastará más calorías diariamente, lo que te ayudará al mantenimiento del peso.

CENAR UNA FRUTA U OTRO ALIMENTO BAJO EN CALORÍAS

La cena te ayuda a recuperar y a completar la ingesta diaria de energía. Por ello debe ser completa, por lo tanto lógicamente cenar solo fruta o fruta y yogur no aportarán los nutrientes suficientes.

La fruta es un alimento sano y necesario pero si juntas en una cena 2, 3 o 4 frutas la cantidad de azúcar será excesiva y no ayudará a la pérdida de peso.

Cuando la cena no es suficientemente rica en calorías ni equilibrada:

  • Si te pasas de poco el metabolismo se enlentece, por lo que no sirve de nada cenar poco si lo que consigues es reducir tu metabolismo basal.

  • La mañana siguiente la pasas mal. Si en una comida restringimos la ingesta es habitual que en la siguiente el hambre sea mayor. En consecuencia si cenas poco a la mañana siguiente tendrás más hambre de la habitual y te costará evitar el picoteo.

  • Si has entrenado justo antes de cenar no recuperarás de forma correcta.

ENSALADAS A TODA HORA EN TODO MOMENTO DEL DÍA

Recuerda que una ensalada es una mezcla de verduras y hortalizas, vegetales variados, pero no un mix de cualquier tipo de alimento.

Una ensalada de pasta que tiene macarrones, atún, queso y olivas no es una ensalada porque ¿dónde está la verdura?

Una ensalada puede contener lechuga, tomate, zanahoria, pepino, cebolla, pimiento, espárragos, espinacas, canónigos, remolacha,… pero ten en cuenta que el queso, el atún, las olivas y los embutidos incrementan las calorías de tu plato.

Si te apetece puedes consumir una ensalada completa como plato único como una ensalada de pasta, a la que a la base de verduras puedes añadir pasta y algún tipo de proteína como el huevo duro o el atún. Pero lo harás siendo consciente de lo que estás utilizando, pensado en los alimentos que añades.

INGERIR DIARIAMENTE ALIMENTOS RICOS EN GRASAS COMO AVOCADO, FRUTOS SECOS Y SEMILLAS DE CHÍA

Aunque cada uno tiene sus características especiales, todos ellos aportan, además de una buena cantidad de vitaminas y minerales, grasas saludables y fibra, esto proporciona una buena saciedad y en consecuencia una correcta regulación del apetito y evitando el picoteo y el consumo de otros alimentos insanos.

Si quieres perder peso y tienes el hábito de consumirlos es correcto, lo que debes tener presente es que al ser ricos en grasas son alimentos calóricos, por lo tanto ten en cuenta tres cosas:

  • Alterna su consumo y así podrás enriquecer cada día tu dieta, no es necesario que cada día los consumas todos.

  • Pequeñas cantidades. Un puñado de frutos secos y una fruta o un yogur con una cucharada de chía o una tostada con rodajas de tomate y medio aguacate pueden ser un acertado tentempié.

  • Consúmelos en el desayuno o como tentempié para aprovechar su efecto saciante y así no tendrás tantas ganas de picotear entre horas.

Como siempre aconsejamos, lo mejor es acudir a un médico para saber si vas por el camino correcto de acuerdo a las necesidades de tu propio organismo. Cada cuerpo es un mundo aparte y requiere cuidados distintos. No te compares ni copies planes alimenticios sin acudir a un especialista. Recuerda que cuando comiences a hacer actividad física tu cuerpo exigirá mayor consumo de energía, el secreto está en darle aquellos alimentos que sacian y nutren para llevar una vida saludable y equilibrada.

No te obsesiones con la báscula, pues en la actualidad existen mediciones que permiten observar el incremento del músculo y pérdida de grasa corporal, más allá de los kilogramos que diga la balanza.

¿Cómo brindar primeros auxilios?

¿Cómo brindar primeros auxilios?

El voto o el no-voto tienen consecuencias

El voto o el no-voto tienen consecuencias