Mi hijo no habla, ¿cómo puedo ayudarle?

Mi hijo no habla, ¿cómo puedo ayudarle?

Conocido como mutismo selectivo infantil, se presenta como un trastorno de ansiedad complejo que se caracteriza por la incapacidad del niño para hablar y comunicarse de forma efectiva en entornos sociales, como puede ser la escuela. Son niños/as que en su hogar y con sus seres queridos y cercanos se comunican sin inconveniente pero cuando se encuentran en ambientes donde desconocen a las personas o bien no están en confianza, de manera selectiva y deliberada no hablan.

El mutismo puede manifestarse de diferentes maneras según el niño/a: algunos simplemente no hablarán fuera de sus casas, otros únicamente susurran y en algunos simplemente hablarán con conocidos.

¿Por qué y cómo se manifiesta el mutismo en los pequeños?

  • Ansiedad social. Aproximadamente el 90% de los niños con mutismo selectivo tienen ansiedad social. Suelen sentirse incómodos cuando son presentados a desconocidos, o bien a hablar en público ante la mirada ajena, suelen ser perfeccionistas desde muy pequeños siendo temerosos a cometer errores.

  • Timidez. Suelen ser precavidos y tímidos en situaciones totalmente nuevas o bien desconocidas.

  • El aspecto físico. Los niños con mutismo selectivo suelen presentar un rostro inexpresivo y un lenguaje corporal rígido y con torpeza sin contacto visual cuando se sienten ansiosas o estresados.

Síntomas a tener en cuenta:

  • Físicos como pueden ser el dolor de estómago, náuseas, vómitos, dolores de cabeza y en las articulaciones, diarrea, dificultad para respirar, entre otros.

  • Emocionales, a medida que crecen y que su entorno va tomando conciencia acerca de su mutismo, sobre todo sus compañeros de jardín o escuela, puede desarrollar ansiedad y estrés por la mirada ajena y crítica a sus ojos.

  • Demoras en el desarrollo, pudiendo ser motor, de comunicación o social.

  • Comportamentales, suelen ser niños inflexibles y obstinados con cambios de humor drásticos, episodios de llantos.

Causas del mutismo selectivo:

  • Ansiedad, pudiendo ser provocada por fobias sociales, ansiedad por separación de seres queridos, o bien trastorno obsesivo compulsivo.

  • Hereditaria.

  • Factores ambientales, como vivir los primeros años de vida en una zona aislada con poco contacto social o bien un ambiente donde las conductas por evasión o comportamientos temerosos son habituales.

¿Cómo se trata el mutismo selectivo?

  • Si detectas estos comportamientos en tu hijo/a es importante que acudas lo antes posible por ayuda profesional, pues cuanto antes lo trates mejor será para el niño/a. En la actualidad existen una gran variedad de terapias que permiten trabajar sobre las emociones del niño reduciendo los niveles de ansiedad, y trabajando de manera positiva sobre la autoestima y la confianza en las interacciones sociales.

  • Si se logra trabajar sobre estos pilares será más fácil para el niño moverse en ambientes donde haya desconocidos o bien muchas personas rodeándolo.

  • Es importante que el tratamiento sea personalizado e individual, combinando varios tipos de terapia como pueden ser: la terapia conductual, terapias de juego y psicoterapia y terapia conductual cognitiva.

El mutismo selectivo implica un enorme obstáculo para el niño/a, es por ello que es importante estar atentos a los llamados de atención que se puedan recibir de la escuela o de entornos cercanos a la familia con el fin de ayudar al niño a superar esas emociones que le impiden sociabilizar y hacerse amigos nuevos.

¿La violencia de género afecta a mis hijos?

¿La violencia de género afecta a mis hijos?

Criando niños valientes y cariñosos - El propósito

Criando niños valientes y cariñosos - El propósito