¿Existe la fobia al sonido?

¿Existe la fobia al sonido?

Masticar chicle, el tic tac del reloj, un sorbo de té, comer ruidosamente, una gotera, entre otros, son las pesadillas más terribles de las personas que sufren de misofonía. Si crees que todo te molesta y te cuesta compartir una mesa con otras personas por temor a los ruidos… tienes que leer este artículo, pues no eres el único/a y tiene una explicación.

La misofonía consiste en una alteración neurológica que se basa en la interpretación extrema del cerebro ante estímulos auditivos. Aquellos sonidos cotidianos, que para cualquier individuo son de lo más normal, para aquellas personas que sufren de esta condición se convierten en un infierno insoportable privándolos de compartir ciertas actividades con otras personas.

Los desencadenantes comunes y más habituales suelen ser ruidos cotidianos: comer, chasquidos al masticar chicle, un sorbo de una bebida caliente, incluso las respiraciones profundas. Pero lo que lo hace realmente una pesadilla… es que esta irritación causada por estos sonidos es mayor cuando provienen de personas con las que se comparte un vínculo afectivo, como pueden ser miembros de la familia, novio/a, amigos. Por lo tanto más tarde o más temprano esta condición se traslada a la vida social del individuo, impidiéndole compartir momentos con seres queridos y evitando encuentros sociales.

Tildados de exagerados o de sobre reaccionar, las personas que padecen de esta fobia, suelen desconocerla y llegan a pensar que ellos son el problema.

Si te sucede… tranquilo/a, no eres el único y tampoco eres tú el problema. Pues si bien en la actualidad no existe un diagnóstico preciso y por ende tampoco tratamiento, sí hay ciertas cosas que puedes tener en cuenta para alivianar los síntomas y no alterar tu vida:

  • El primer paso es la aceptación y el reconocimiento de que padeces de esta condición neurológica.

  • Hablar con la familia y amigos es importante, pues ellos podrán ayudarte a la hora de compartir una cena contigo, evitando realizar ruidos molestos, y prestando más atención.

  • Las terapias cognitivo-conductual ayudan a mejorar la tolerancia a estos ruidos y a aprender a controlar las reacciones emocionales que provocan.

  • Practicar técnicas de relajación/meditación/yoga, serán grandes herramientas para momentos donde no puedas evitar estar sometido a ciertos ruidos. Controlar el estrés y la ansiedad será de gran ayuda.

  • El uso de tapones de oídos ayuda a reducir la molestia en momentos donde los ruidos son inevitables y abundantes. En la actualidad existen una gran variedad de tapones que presentan diseños discretos y pasarán totalmente desapercibidos.

  • El consumo de alcohol y cafeína aumenta la irritabilidad. Pues si vas a tener una reunión donde estarás expuesto a todo tipo de ruidos, ten en cuenta este dato.

¿Qué es el duelo migratorio?

¿Qué es el duelo migratorio?

Voluntarios reciben bicicletas gratis

Voluntarios reciben bicicletas gratis