¿Por qué aumentamos de peso al emigrar a Estados Unidos?

¿Por qué aumentamos de peso al emigrar a Estados Unidos?

Emigrar es unos de los momentos más estresantes que se pueden vivir, pues si bien significa concretar el sueño deseado durante años y aventurarse hacia los proyectos en ese país, también requiere de mucha voluntad para adaptarse a todos los cambios que se transitan al momento de la llegada e instalación en el país acogedor.

Es que de un día a otro, todo cambia: el clima, las amistades, el trabajo, los vínculos sociales, la escuela, los vecinos, la cultura, el barrio… y la comida. Así es, la comida cambia y muchas veces por no considerarla dentro de la adaptación termina provocando grandes problemas de salud en toda la familia.

De hecho en la actualidad, estudios han demostrado que los hispanos que residen en los Estados Unidos son más propensos a padecer de diabetes y presión arterial alta, producto de malos hábitos alimenticios y a la poca ingesta de frutas y verduras en sus dietas. Y esto abarca todo el espectro social y generacional.

Tal es el cambio que se vive al emigrar que muchas familias dejan de lado sus hábitos alimenticios, adoptando dietas poco saludables con alto contenido de grasas y azúcares que terminan provocando al largo plazo graves problemas de salud, incluso a temprana edad.

La comida procesada y congelada en los Estados Unidos no sólo es mucho más barata sino que además permite ahorrar tiempo a aquellas familias que pasan muchas horas fuera del hogar trabajando o estudiando, recurriendo a éstos como primera opción a la hora de alimentarse.

Es importante tener presente que al emigrar los hábitos de preparación de alimentos inevitablemente cambian, y hay que ser muy conscientes de ello para no perderse y encontrar rápidamente el camino saludable.

Si la familia pasa mucho tiempo fuera de casa entre trabajo, es importante organizarse y dividir las tareas para así de esta manera lograr hacer buenas compras de alimentos y llevar a cabo una elaboración casera de comidas.

¿Cómo puedes cocinar en casa sin invertir demasiado tiempo? ¡Fácil! Puedes usar la famosa Crock-pot o la olla eléctrica a presión para hacer comidas caseras como sopas y carnes, sin invertir demasiado tiempo en la elaboración.

Consejos a tener en cuenta en casa para adaptarse a la dieta estadounidense:

  • No comprar demasiados alimentos procesados. Realicen una compra pequeña de este tipo de comida para que eventualmente un día que no han podido organizarse los “salve”.

  • Realizar una compra semanal de frutas y verduras en cantidad. Que predominen los colores en la cocina.

  • Controlar la cantidad de fiambres y embutidos. Este tipo de alimentos sólo debe consumirse de manera eventual.

  • Procura cocinar de más en la cena así queda comida casera para el almuerzo del otro día.

  • El mejor postre es la fruta.

  • Evita los aderezos industriales en el hogar. Elabora tu propio aderezo, pues lleva poco tiempo y es mucho más sano. Por ejemplo: puedes pisar una palta, agregarle un chorrito de limón, una cucharada de mostaza, una cucharada de aceto, sal, pimienta y especias a gusto y tienes un aderezo sano, nutritivo y barato para tus comidas.

  • Evita los jugos y las gaseosas para beber todo el tiempo. Si bien son baratos, son veneno para tu organismo. Mejor opta por un jugo de naranja exprimido en casa o una infusión como té o café. Nada es mejor que simplemente beber agua.

No subestimes el poder de la comida, pues es tu combustible y tu escudo protector ante todo tipo de enfermedad. Comer saludable sólo requiere de organización, una vez ordenado será mucho más fácil llevar adelante el plan de comidas de la casa.


RWJF.png

La Fundación Robert Wood Johnson en conjunto con La Red Hispana se han propuesto una visión para una Cultura de Salud nacional donde todos tienen la oportunidad de vivir una vida más saludable. ¡Súmate a esta iniciativa!

La educación es un derecho para todos los niños, sin importar el estatus migratorio

La educación es un derecho para todos los niños, sin importar el estatus migratorio

¿Cómo usar el seguro médico y elegir un proveedor de salud?

¿Cómo usar el seguro médico y elegir un proveedor de salud?