¿Por qué sufro de vértigo?

¿Por qué sufro de vértigo?

Mayormente asociado al miedo a las alturas, el vértigo consiste en una sensación totalmente subjetiva del movimiento, de giro del entorno o de uno mismo o bien de la precipitación al vacío sin causa aparente, sin necesidad que esto existe.

Sus síntomas, asociados directamente al aparato auditivo son los siguientes:

  • Zumbido en oídos

  • Pérdida del equilibrio

  • Mareos

  • Hipoacusia en el oído

  • Visión doble

  • Parálisis facial

  • Dificultad en la articulación del lenguaje

  • Debilidad de las extremidades

Las personas que lo padecen viven momentos extremadamente angustiantes y sofocantes, pues en el momento de la crisis se sienten atrapados en su propia mente. Y no se presenta únicamente en momentos donde se está expuesto a las alturas, sino que puede presentarse en cualquier momento del día, y aquí es donde la respuesta emocional aparece.

Desde un aspecto más emocional, el vértigo se asocia a las dudas, el temor a lo desconocido o bien a la angustia o ansiedad por perder el control total de una situación que perturba a quien lo padece.

Es por ello que es importante asistir al médico para poder detectar si el vértigo es emocional o bien fisiológico y asociado a síntomas corporales del aparato auditivo.

En caso de ser clínico, el vértigo puede presentarse como:

  • Vértigo periférico: Suele ser el más frecuente y afecta al nervio vestibular del oído interno.

  • Vértigo central: Consiste en alteraciones en los mecanismos neurológicos del sistema vestibular pudiendo ir acompañado de visión doble, inestabilidad y fuertes dolores de cabeza,

En caso de descartarse estos dos tipos de vértigos clínicos, el médico podrá asociarlo entonces a una cuestión emocional. En ese caso se recomienda la psicoterapia para poder superar aquellos obstáculos que el individuo por sí sólo no puede y da su respuesta por medio del vértigo.

En caso de ser vértigo emocional se presenta en personas que se niegan a mirar o contemplar algo que no es de su agrado. Personas que se sienten inmersas en situaciones desagradables y albergan temores ante un cambio inesperado en sus vidas. La pérdida de control les produce una pérdida de control corporal manifestándose como vértigo, el mundo se mueve bajo sus pies y todo su entorno gira y gira.

Debido a que las crisis de vértigo son impredecibles, esta condición es altamente incapacitante para las personas, que muchas veces terminan refugiadas en sus casas y se niegan a salir.

Los detonantes de esta afección pueden ser muchos y variados, pero en común tienen la ansiedad y la angustia: separaciones, estrés post traumático, pérdida de un ser querido muy cercano, cambio de trabajo… alguna de estas circunstancias podrían derivar en vértigo emocional, pues implican un gran cambio e incertidumbre por delante…

Si estás pasando por un momento difícil, no te encierres y pide ayuda. El vértigo emocional es totalmente tratable y puede erradicarse por completo de tu vida. No debes vivir con estas malas sensaciones, pues el cambio y el bienestar dependen de ti. Pide ayuda y busca refugio en tus seres queridos para salir adelante.

¿Cómo aumentar mi capacidad de ahorro?

¿Cómo aumentar mi capacidad de ahorro?

5 hábitos en contra que te impiden bajar de peso

5 hábitos en contra que te impiden bajar de peso