¿Qué comer y qué no durante la lactancia?

¿Qué comer y qué no durante la lactancia?

La lactancia materna es de los momentos más hermosos e íntimos que experimenta la madre con su bebé. Una conexión única que nadie puede comprender si no lo vivió… y es por ello que en muchas ocasiones las madres se preguntan qué es lo mejor para el bebé en cuanto a nutrientes provenientes de la leche materna, pues queremos darle lo mejor a nuestro bebé y para ello hay que preguntar y asesorarse.

La lactancia materna debería mantenerse hasta los seis meses, como mínimo, según recomienda la propia OMS, Organización Mundial de la Salud

La alimentación durante el embarazo y la lactancia materna es muy importante, puesto que el bebé recibe el alimento a través la mamá. Aunque el inicio de la lactancia no siempre es fácil: dolor de pezón o incluso obstrucciones mamarias, es fundamental que te asesores con el pediatra de tu bebé durante las exploraciones de control, con el fin de evitar que la lactancia se convierta en un sufrimiento para ti, llegando incluso a hacer que te replantees su continuidad. También es importante que tengas en cuenta que es necesario llevar una dieta sana y equilibrada cuando das el pecho a tu bebé. Por ello hoy te vamos a brindar una práctica guía con la que podrás contar a la hora de amamantar y estar bien alimentada, ya sea para tu bienestar como para el del bebé:

Alimentos para aumentar la producción de leche

  • Harina de Avena: alimento perfecto para el mantenimiento de la producción de la leche materna. Se puede consumir con la leche o el yogur, y, además, resulta ser un desayuno ideal para empezar el día. Es una fuente importante de hierro.

  • Zanahorias y remolachas: contienen beta-caroteno, son una fuente saludable de carbohidratos y ayudan a aumentar los niveles de potasio.

  • Frutos secos: alto contenido de antioxidantes.

  • Hinojo: ayuda al cuerpo de la mujer a producir más leche. Además ayudan a la digestión y a prevenir los cólicos del lactante.

Alimentos que hay que evitar o reducir su consumo

  • Bebidas alcohólicas: a pesar de que el alcohol no pasa al bebé a través de la leche materna, esta puede tener un olor y sabor diferente y afectar al sueño del bebé. No se recomienda más de una o dos copas de vino a la semana, pero siempre será mejor evitarlo del todo.

  • Pescados de gran tamaño: atún, pez espada, debe limitarse a no más de una porción por semana, estos pueden contener niveles elevados de mercurio que pueden afectar al desarrollo del bebé.

  • Bebidas con cafeína: no sólo el café, el té y los refrescos de cola también tienen alto contenido de cafeína.

Se recomienda comer al menos cinco frutas y verduras al día. Los alimentos con almidón, como el pan integral, las proteínas de las carnes magras, las legumbres y los productos lácteos (leche, queso y yogur), también deberían incluirse en la dieta durante la lactancia materna.

Muchas mujeres tienen problemas de estreñimiento en el embarazo y también después del parto. Aumentar la ingesta de productos con alto contenido de fibra puede ayudar a mejorar este problema. Es importante beber mucho líquido; intenta llevar una botella de agua contigo. También son buenos los jugos de frutas naturales y la leche desnatada.

En ocasiones, es recomendable tomar un suplemento de vitamina D, puesto que la lactancia materna reduce los niveles de la misma. Este suplemento se puede adquirir en las farmacias y no es necesario tener una receta médica.

¿Cómo llevar adelante una relación a distancia?

¿Cómo llevar adelante una relación a distancia?

¿Cómo reducir mi huella ecológica viviendo en la ciudad?

¿Cómo reducir mi huella ecológica viviendo en la ciudad?