¿Qué es mejor para bajar de peso: cardio o pesas?

¿Qué es mejor para bajar de peso: cardio o pesas?

Complementar una alimentación balanceada con el ejercicio adecuado puede llevar al cuerpo a experimentar grandes cambios en poco tiempo. La clave: ser constantes y asesorarnos sobre qué es lo mejor para lo que estamos buscando.

A menudo surge, sobre todo, en el mundo femenino que hacer actividad física basado en pesas y aparatos aumenta de peso, pues el músculo se agranda y hace ganar unos kilos demás. Pues esto es erróneo. Y hoy vamos a derribar este mito que circula hace tiempo entre la platea femenina.

Para comprender un poco el escenario detallaremos en qué consiste el cardio y en qué consiste el entrenamiento con pesas:

Cardio

Ciclismo o spinning, el running, saltar la cuerda, son las actividades más elegidas a la hora de llevar a cabo un entrenamiento basado en el cardio. Durante estas actividades, el cuerpo experimenta un aumento de la frecuencia cardíaca y de la respiración mediante el uso de grandes grupos musculares de manera rítmica y repetitiva. Aquí el cuerpo se ejercita utilizando las grasas como fuente de energía y en menor medida el glucógeno.

Se queman más calorías desde el primer minuto, aunque con el paso del tiempo y el progreso de nuestra condición física se corre el riesgo de que el gasto energético se estanque y no avancemos.

Pesas

Aquí el ejercicio es anaeróbico, siendo la fuente de energía el glucógeno en un 100% a diferencia del cardio que recurre a las grasas y en menor medida al glucógeno. Durante el entrenamiento de pesas se requiere de un esfuerzo constante para llevar a cabo correctamente el ejercicio, pues el músculo trabaja en su máximo alcance necesitando combustible (glucógeno) todo el tiempo y sin la presencia del oxígeno. Dado este escenario el número de calorías quemadas inicialmente es menor en comparación a cuando se realizan ejercicios de cardio.

Necesitaremos un mayor tiempo de ejercicio antes de que se intensifique la pérdida de calorías.

Pero a diferencia del cardio, luego de realizar entrenamiento con pesas se inicia un proceso por el cual se intensifica el consumo de oxígeno, lo que implica también un mayor consumo energético. Pues aquí es cuando las pesas le sacan ventaja al cardio, ya que la recuperación muscular es mayor, provocando que se sigan quemando calorías horas después del ejercicio.

Entendiendo un poco cómo funciona cada entrenamiento, se pueden sacar las conclusiones para comprender que la fusión de estas 2 modalidades resultará la fórmula que nos lleve al éxito.

Según los expertos, combinando ambas rutinas de la forma adecuada, la pérdida en calorías, en función de la intensidad, puede llegar a ser de entre 600 y 800 por hora de ejercicio.

El ideal

Combinar ambas modalidades permite al cuerpo tonificar y quemar la grasa de manera óptima y controlada. Se recomienda siempre comenzar la rutina con entrenamiento de pesas pues de este modo el músculo podrá acceder a todo el glucógeno como único combustible , así luego pasar al entrenamiento de cardio donde el cuerpo se verá obligado a recurrir a la grasa como combustible dado que ya agotamos el glucógeno con la sesión de pesas.

¿Qué cosas bajan la libido en mi pareja?

¿Qué cosas bajan la libido en mi pareja?

¿Cómo cultivar papas y lechuga?

¿Cómo cultivar papas y lechuga?