¿Qué es un trauma transgeneracional y cómo convivir con él?

 ¿Qué es un trauma transgeneracional y cómo convivir con él?

trauma.png

El trauma transgeneracional es un fuerte impacto, una transferencia donde el dolor emocional, físico o social sufrido por una persona en un momento dado de la historia  se transmite a las nuevas generaciones. 

Las psicólogas Ximena Faúndez y Marcela Cornejo, de la Pontificia Universidad Católica de Chile, señalan que estudios con descendientes de sobrevivientes judíos del Holocausto, y con familiares de víctimas de las dictaduras en países como Chile, Argentina, Brasil y Uruguay, dan cuenta de que las situaciones traumáticas producto de la violencia organizada tienen consecuencias, no solo para quienes la sufrieron en propias carnes, sino también sobre varias generaciones de sus descendientes.

Eventos como guerras, desastres naturales, dictaduras, terrorismo, accidente con muerte, suelen ser situaciones que afectan a un conjunto de personas al mismo tiempo y por ende llegan a tener un alcance social.  Pues bien, dependerá mucho de la familia y de la persona  de hacer frente a este trauma heredado y manejar el estrés que implica cargar esta mochila de la mejor manera posible. Pues para muchos puede significar un aprendizaje y enseñanza de vida y para otros una carga pesada con la cual no pueden avanzar. El trauma transgeneracional no es determinante, sino que dependerá de cómo se transmite de generación en generación, la intensidad del mensaje que nos dejan aquellas personas que las sufrieron.

Conocer la propia historia familiar, ayudará a comprender y ampliar la conciencia y ver de dónde pueden venir ciertas cosas, como por ejemplo el miedo a algo, o la no concertación de proyectos personales.

Peter Loewenberg, psico-historiador y profesor de la Universidad de California, es uno de los mayores expertos en el estudio de los traumas transgeneracionales y es él quien explica que los duelos y hechos traumáticos no afrontados impactan en las siguientes generaciones de muy diversos modos:

  • No podemos olvidar por ejemplo, que los niveles elevados de cortisol en sangre durante la gestación afectan al propio desarrollo del feto. De hecho, tal y como demostró la psicobióloga BeaVan Den Bergh, experimentar altos niveles de estrés y ansiedad durante este periodo puede “programar” ciertos sistemas biológicos en el feto, predisponiéndolo a sufrir diversas enfermedades y trastornos emocionales.
     
  • Un duelo no afrontado o un trauma no gestionado, conforma un especie de “cortocircuito” neuronal. Ese impacto llega hasta nuestro ADN, alterándolo, de forma que nuestros descendientes quedan atrapados, sin saberlo, en una especie de solidaridad colectiva e inconsciente con ese trauma original.

Pues, si has sobrevivido a una situación traumática, es importante que busques salir adelante, superarla para  poder reanudar tu vida, hablando acerca de lo que viviste con tus hijos y los que vienen de la siguiente generación, entendiendo sobre todas las cosas, que el que vivió ese momento traumático fuiste tú y ese dolor debe sanar en tu interior y no transmitirlo hacia los más pequeños de la familia. Sí generar conciencia, no otorgar herencia del dolor y el daño.

La infidelidad: un fantasma que acecha a las relaciones más duraderas

La infidelidad: un fantasma que acecha a las relaciones más duraderas

Mira estas casas... ¿te identificas con alguna?

Mira estas casas... ¿te identificas con alguna?